Fiscalía se opuso a imputación de la Infanta Cristina. (EFE)
Fiscalía se opuso a imputación de la Infanta Cristina. (EFE)

La fiscalía española se opuso hoy oficialmente a que la , hija del , sea imputada por la justicia en el caso de presunta corrupción que salpica a su marido desde hace más de dos años y en el que está acusado por haberse apropiado supuestamente de dinero público.

"Las meras conjeturas o sospechas no constituyen elementos válidos de imputación", aseguró la Fiscalía Anticorrupción de dicho país cuando el juez instructor del caso analiza la posible imputación de la hija del monarca español por presuntos delitos fiscales y de blanqueo de dinero.

"No hay un solo elemento de prueba que vincule a doña Cristina de Borbón con actividades delictivas, propias o ajenas", añade la entidad en un comunicado.

Su pronunciamiento llegó por sorpresa, ya que no se esperaba una toma de posición hasta que estuvieran concluidos la informes policiales y tributarios que solicitó el juez José Castro, que instruye el caso en Palma de Mallorca, y hasta que el propio magistrado pidiera su opinión a las partes.

Cristina es copropietaria de la empresa Aizoon, una sociedad de la que su esposo se habría servido para defraudar a Hacienda y desviar parte de los seis millones de euros del dinero público de los que presuntamente se apropió junto al que fue su socio en el Instituto Nóos, una organización sin ánimo de lucro en torno al mundo del deporte.

En las últimas semanas se supo que la hija del rey tuvo un papel activo en la gestión de Aizoon y la prensa española ha publicado documentos con su firma que así lo acreditarían.

El juez José Castro ya imputó a la infanta en abril de este año, considerándola cómplice de Urdangarin. Una imputación que recurrió entonces la Fiscalía Anticorrupción y que una instancia judicial superior anuló después argumentando no ver indicios de complicidad.

Tras la anulación de esa imputación, el magistrado comenzó a investigar a la infanta en el marco del mismo caso.

El llamado "caso Nóos" ha hundido a la monarquía española en la peor crisis de imagen del reinado de Juan Carlos. Y en lo que respecta a la infanta Cristina, hay sectores sociales y políticos que dicen intuir la mano del gobierno y de la casa real española en el hecho de que la hija del rey no haya sido imputada judicialmente.