Una reportera que transmitía en vivo para Radio Televisión Canaria, fue víctima de acoso al recibir un inesperado beso de parte de un transeúnte que pasaba por el lugar, en .

El reprochable hecho quedó registrado en vivo, pero la reportera, Raquel Guillán, mantuvo la compostura y el profesionalismo al seguir con su despacho periodístico, razón por la que recibió la solidaridad de varios usuarios en las redes sociales, según informa Verne.

Sin embargo, el hecho no quedó en solo una molesta anécdota, pues un juzgado encontró que se había cometido un visible caso de agresión sexual, por lo que procedieron a identificar al sujeto para imponerle una multa de 2.160 euros, además de una indemnización a la periodista por un monto de 130 euros.

Incluso, el sujeto recibió una orden de alejamiento durante 16 meses, tiempo en el que no podrá acercarse a la reportera a una distancia inferior a 300 metros de su domicilio. trabajo o cualquier otro lugar frecuentado por ella.

Y por si fuera poco, el mismo juez también encontró culpable al hombre de un delito leve de lesiones, pues se supo que fuera de cámara, este le jaló el cabello a la reportera y la empujó, cuando fue encarado.


TAGS RELACIONADOS