Niños de un orfanato en la ciudad de Rostov-on-Don. (Reuters)
Niños de un orfanato en la ciudad de Rostov-on-Don. (Reuters)

El presidente de , , firmó hoy la ley que por parte de ciudadanos estadounidenses, informó la agencia de noticias , que se remite al servicio de prensa del mandatario.

La información señala que Putin firmó asimismo un decreto con medidas para proteger a los niños huérfanos y abandonados.

denunció la decisión que considera motivada políticamente y dijo que la norma solo reducirá las posibilidades de adopción de niños que se encuentran actualmente en manos de instituciones, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell.

"Lamentamos profundamente la parte de la ley que pone fin a las adopciones entre Estados Unidos y Rusia y restringe a las organizaciones de la sociedad civil rusas cooperar con socios estadounidenses", dijo.

"Las familias estadounidenses han adoptado más de 60,000 niños rusos en los últimos 20 años y una gran mayoría de esos niños se han criado gracias al apoyo de esos padres", agregó.

Ventrell se mostró especialmente preocupado por la amenaza con frenar las adopciones en marcha y pidió a Moscú que permita las de niños que ya conocieron a sus futuras familias adoptivas estadounidenses.

Los defensores de los derechos humanos en Rusia han condenado la ley antiestadounidense y protestaron fuera de la Duma. La Iglesia Ortodoxa rusa dio sin embargo su apoyo a la ley.

La ley, que fue aprobada este miércoles por el Senado y antes por la Duma, el Parlamento, eleva la tensión entre Moscú y Washington. Su puesta en marcha fue una respuesta a la ley estadounidense denominada "Magnitsky Act" por la que se busca sancionar a todos los funcionarios rusos sospechosos de violaciones de derechos humanos.

Rusia protestó por esa ley, que lleva el nombre del abogado Sergei Magnitsky, que murió en la cárcel en 2009 tras investigar casos de supuesta corrupción en el Ministerio del Interior. Putin calificó la ley estadounidense "un acto poco amistoso hacia la federación rusa" que "envenena nuestras relaciones".

Precisamente hoy, un tribunal de Moscú absolvió hoy al único funcionario acusado de negligencia por el caso de la muerte del abogado ruso Magnitsky.