Completamente erguidos y atados con correas al respaldo de un asiento de auto reciben sus clases de manejo varios perros abandonados en .

La organización promueve esta iniciativa con el fin de incentivar la adopción de canes de la calle y demostrar lo inteligentes que son estos animales, informó el diario español .

El perro Monty, un Schnauzer gigante que fue abandonado hace medio años, sigue el curso de seis meses y ya sabe que debe presionar el acelerador cuando se le grita "Ey". Según sus instructores, es un "buen conductor".

Primero se les enseña movimientos coreografiados, aprenden a presionar botones en función de distintas señales y todo esto lo practican hasta que controlan los movimientos a la perfección. Luego pasan a una especie de carrito con ruedas en espacios cerrados y a baja velocidad.

Después de siete semanas, está preparado para ponerse al volante de un coche adaptado a la longitud de sus patas.

"Se tienen que familiarizar con cada uno de los elementos por separado: el acelerador, la llave de arranque, la palanca de cambios. Y luego tenemos que relacionarlo creando una secuencia en los entrenamientos", explicó Mark Vette, uno de los entrenadores.

El próximo lunes, tres de ellos realizarán una demostración de sus habilidades en la televisión pública neozelandesa, conduciendo un .