Empresas gráficas que prestaron servicios a la campaña de Michel Temer y Dilma Rousseff son investigadas (Reuters).
Empresas gráficas que prestaron servicios a la campaña de Michel Temer y Dilma Rousseff son investigadas (Reuters).

La Policía Federal de Brasil registró las sedes de tres empresas gráficas que son investigadas por supuestas irregularidades en sus aportes a la campaña electoral de 2014 en la que fueron elegidos Dilma Rousseff y Michel Temer, como presidenta y vicepresidente respectivamente.

La investigación fue ordenada por el Tribunal Superior Electoral que halló indicios de irregularidades en las cuentas de campaña. Medios señalan estas indagaciones podrían costarle el mandato a Temer, quien en agosto pasado asumió la presidencia luego de que Rousseff fuera destituida del cargo tras ser hallada responsable en un juicio político.

Las tres empresas gráficas investigadas son Rede Seg Gráfica, VTPB Serviços Gráficos y Focal Confecçao y Comunicaçao. Todas ellas ofrecieron servicios a la campaña electoral de Rousseff-Temer. Las autoridades buscan determinar si las gráficas cuentan con capacidad para ofrecer los servicios que supuestamente otorgaron a la campaña electoral.

El magistrado a cargo del caso, Herman Benjamin, autorízó también el levantamiento del secreto fiscal de otras empresas y personas con "indicios de irregularidades en la prestación de las cuentas electorales".

Asimismo, de acuerdo a un informe divulgado el 15 de diciembre pasado por el Tribunal Superior Electoral, una auditoría a las cuentas de las tres empresas investigadas permitió identificar indicios de fraude y de desvíos de recursos a la campaña de Rousseff-Temer.

Según el informe, ninguna de las tres gráficas demostraron que realizaron los trabajados para los que fueron contratadas. Es por ello que se sospecha que que fueron usadas para desviar recursos de procedencia ilegal y son sospechosas de servir de fachada para el desvío de unos 16 millones de dólares.

Michel Temer, quien ocupa actualmente la presidencia de Brasil, alegó ante la corte electoral que no se le puede sancionar por irregularidades en las cuentas de la campaña Dilma Rouseff por que "tan solo era un auxiliar".

Además aseguró que las cuentas de la campaña eran administradas por el Partido de los Trabajadores, grupo político liderado por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y que postuló a Rousseff, su sucesora.

"Todo fallo puede ser apelado"

El Tribunal señala que Temer "era corresponsable por las cuentas de la campaña electoral" y que, en caso de que compruebe alguna irregularidad, tendría que anular las elecciones de 2014 y cesar al actual presidente.

En una rueda de prensa, Temer declaró que, aún si fuera declarado culpable de dicha financiación ilegal, llegará al final de su mandato, el 1 de enero de 2019.

"Si hubiera una sentencia definitiva, será acatada", pero, añadió, todo fallo "puede ser y sería apelado", con lo que un proceso de ese tipo se extendería más allá de enero de 2019.