(Reuters)
(Reuters)

Hoy comenzó el denominado "juicio del siglo" en Brasil, en el que son procesados tres exministros del gobierno de y otros 35 políticos inmersos en escándalos de corrupción en el año 2005.

Aunque la defensa intentó separar el proceso en 38 juicios distintos, vio frustrado su objetivo durante la primera audiencia, referida a una supuesta red de sobornos en el Parlamento, así como una ilegal financiación de campañas políticas.

El juez instructor, Joaquim Barbosa, rechazó de plano el pedido de la defensa al afirmar que dicho asunto ya había sido discutido hasta en cuatro oportunidades en los últimos años.

Los magistrados ratificaron el criterio mantenido hasta ahora por 9 votos contra 2, con lo que se inició la lectura de cargos contra los 38 acusados, que van desde corrupción activa y pasiva, hasta malversación, lavado de dinero, asociación ilícita, evasión de divisas y gestión fraudulenta.