Aécio Neves y Dilma Rousseff disputan voto a voto presidencia de Brasil. (Mechaín)
Aécio Neves y Dilma Rousseff disputan voto a voto presidencia de Brasil. (Mechaín)

Nada está dicho, balotaje de hoy entre la presidenta y el socialdemócrata Aécio Neves será una lucha voto voto. Tres últimas encuestas publicadas ayer arrojan resultados diferentes.

De acuerdo con la consultora MDA, el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) vencería a su adversaria del Partido de los Trabajadores (PT) con el 50.3% de los votos válidos frente al 49.7% de la izquierdista.

Para Datafolha e Ibope, hay una reducción de la intención de voto de la presidenta y un avance de Neves; sin embargo, la jefa del Estado lidera los sondeos.

Datafolha dice que Rousseff sería reelegida con 52%, cuatro más que el líder opositor (48%), lo que muestra un "empate técnico". Para Ibope, la diferencia entre ambos candidatos es mayor: 6 puntos porcentuales, por lo que la izquierdista (con 53%) le ganaría las elecciones a su opositor (con 47%).

EL ÚLTIMO DEBATELas denuncias de corrupción en y otros escándalos que implican al PT de la presidenta y al PSDB empañaron el final de la campaña.

El viernes por la noche fue el último debate entre ambos candidatos en la TV Globo. Neves abrió con información de la revista opositora Veja, que denunció que tanto Rousseff como el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva sabían de desvíos de dinero de Petrobras.

La mandataria calificó esa denuncia de terrorismo electoral y anunció que se defenderá en la justicia. En el debate, la presidenta retrucó recordando un escándalo de compra de votos atribuido al partido de Neves en el estado de Minas Gerais. El PSDB siempre consigue "guardar en el cajón y archiva" las denuncias de corrupción, explicó la presidenta.

Rousseff y Neves, según Folha, destinaron una cuarta parte de su campaña electoral a atacarse y apenas 12% a presentar sus propuestas.

¿QUIÉN ES NEVES?Con fama de 'fiestero' y 'playboy', el opositor logró hacer honor a su carácter cautivador y encandiló al electorado indeciso en la primera vuelta.

Se sitúa en la centroderecha y es favorito de los mercados financieros. Neves propone reducir ministerios (son 39) y eliminar la influencia política en los contratos con el Estado. Quiere el fin de la reelección presidencial y fortalecer los 32 partidos políticos.

Está en contra de la legalización del aborto, aunque a favor del matrimonio gay. Prudente en el tema de la marihuana, desea estudiar experiencias como la uruguaya.

Neves propone flexibilizar el para firmar acuerdos de libre comercio, retomar las relaciones con las potencias, eliminar el concepto de diplomacia Sur-Sur y lo que el candidato llama "política exterior ideológica".

Precisamente, la mandataria cerró ayer su campaña apostando por una mayor integración de y acusó a su opositor de desconocer la importancia que el mercado de la región tiene para el país.

Al parecer, no solo está en juego el destino de Brasil, sino tal vez el futuro de la izquierda latinoamericana.