(Reuters)
(Reuters)

, un huracán que surgió casi al cierre de la temporada en un fenómeno poco visto en más de dos décadas, avanzaba el viernes hacia la costa este de tras dejar al menos 41 muertos en su paso de destrucción por el .

La tormenta, de movimiento lento y con un campo eólico en expansión de casi 890 kilómetros de ancho, comenzó a fusionarse con una masa de aire polar sobre el este de Estados Unidos, lo que podría generar una "súper tormenta" muy inusual y poderosa que causaría estragos.

"Su estructura está evolucionando mientras conversamos porque está interactuando con este rasgo climático a niveles altos de la atmósfera", dijo Todd Kimberlain, meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes () de Estados Unidos en Miami.

"Los modelos están sugiriendo que la tormenta podría en realidad organizarse mejor o intensificarse un poco, no debido a los procesos normales que esperaríamos para un ciclón tropical sino (algo) más relacionado a este rasgo climático", agregó.

Los expertos advierten de que las consecuencias de este nuevo "Frankenstorm", de llegar a producirse, podrían ser mucho mayores que la de la llamada de 1991, que dejó 13 muertos y daños por US$200 millones en la costa noreste de Estados Unidos.

Los pronósticos del Gobierno indican que 'Sandy' podría tocar tierra a comienzos de la semana próxima entre , o hasta o el sur de .

En la ciudad de Nueva York, el mayor centro financiero del mundo, funcionarios estaban considerando cerrar el tránsito vehicular público antes de que llegue la tormenta.