(Reuters)
(Reuters)

El Departamento de Estado de EEUU evitó hoy valorar la decisión del Tribunal Supremo venezolano sobre la posibilidad de que inicie un nuevo mandato y confió en que se den las condiciones para un debate interno sobre el futuro.

"Lo importante es ver cómo los venezolanos interpretan la decisión del Supremo (…) Es una decisión que deben tomar ellos", indicó la portavoz de dicha agencia, , en conferencia de prensa.

En su opinión, el futuro de la Presidencia de , en suspenso por la ausencia de Chávez, ingresado en un hospital cubano donde se para tratar su cáncer, debe "implicar y tener en cuenta una amplia representación del Estado y ser consensuado, pactado y transparente".

Nuland confirmó que la responsable de Estados Unidos para Latinoamérica, Roberta Jacobson, y el vicepresidente venezolano, , hablaron por teléfono en noviembre pasado para tratar las perspectivas de una mejora de relaciones bilaterales.

"Con independencia de lo que pase políticamente en Venezuela, si el Gobierno y el pueblo quieren avanzar (en la mejora de las relaciones con EEUU), nosotros consideramos que es posible", dijo.

El Gobierno estadounidense espera poder trabajar con el venezolano en una mejora pragmática de las relaciones, comenzando por la cooperación en la lucha contra el narcotráfico, y en materia antiterrorista y de energía, para después pasar, eventualmente, a restablecer relaciones diplomáticas con el envío de embajadores.