Familiares lloran a los manifestantes fallecidos el miércoles. (Reuters)
Familiares lloran a los manifestantes fallecidos el miércoles. (Reuters)

Estados Unidos pidió este jueves a sus ciudadanos no viajar a y a quienes estuvieran en ese país abandonarlo.

El Departamento de Estado emitió la advertencia un día después de que una manifestación de partidarios del depuesto presidente en El Cairo fuera reprimida violentamente, lo que dejó más de 578 muertos.

Todo estadounidense que permanezca en Egipto a pesar de la advertencia debe obedecer el toque de queda y evitar las protestas callejeras, indicó el Departamento.

"La agitación política (…) muestra pocas señales de disminuir", señaló en un comunicado.

Asimismo, la alerta advirtió que los extranjeros que se vean envueltos en los hechos violentos pueden sufrir "acoso o cosas peores", al recordar que un ciudadano estadounidense murió durante una manifestación en junio en Alejandría.

"Sigue siendo preocupante la violencia de género en las áreas donde se producen las protestas, donde mujeres han sido víctimas de ataques sexuales", añadió.

VIOLENTA REPRESIÓNAl menos 4,201 personas resultaron heridas desde el miércoles en enfrentamientos en todo el país, desatados por la decisión de la Policía de de los islamistas, que exigen la restitución del derrocado presidente Mohamed Mursi, en El Cairo y los posteriores disturbios en otras partes del país.

El portavoz del Ministerio de Salud Mohammed Fatallah dijo que 289 ciudadanos murieron en el campamento de Rabia al Adauiya, en el noreste de la capital, y en la plaza de Al Nahda, al sur de la ciudad. La televisión informó que 84 islamistas fueron entregados a la fiscalía militar.

Pese a la gran cantidad de víctimas mortales, la violencia continuó en la jornada de hoy. En el norte de la península de Sinaí, presuntos extremistas mataron a cinco soldados egipcios en Al Arish. En esa ciudad murió además un agente, cuando extremistas abrieron fuego contra el club de oficiales de la Policía.

En el barrio cairota de Giza cientos de islamistas asaltaron oficinas de la administración provincial. Según las fuerzas de seguridad, se desató un incendio.

El Ministerio del Interior instruyó a la Policía a disparar a partir de ahora munición pesada contra saqueadores y saboteadores.