Una mujer peruana drogaba a su hijo autista de 30 años y lo dejaba encerrado bajo llave en un cuartucho sucio, parecido a una mazmorra con barras de acero dentro de su casa rodante, a fin de que ella pudiera pasar más tiempo con su novio, dijeron las autoridades de Estados Unidos.

Gladys Jaramillo, de 56 años, fue acusada de abuso agravado y de negligencia de un adulto con discapacitación mental y de falsa prisión. Ella quedó detenida con derecho al pago de fianza de 15.000 dólares. Documentos penitenciarios indican que actualmente se investiga su estado legal migratorio en el país.

Una llamada anónima avisó el jueves a la Policía de Sweetwater de que un hombre de 30 años era encerrado con frecuencia o que le dejaban solo por largos periodos.

Cuando llegaron los agentes, hallaron al hombre en un pequeño cuarto donde había un colchón, tenía una ventana tapada y una puerta metálica oxidada que se trancaba desde el exterior.

La habitación carecía de iluminación y había "un fuerte hedor a orina y heces", dijo la Policía en su reporte. A la víctima se le había dejado sin alimentos, agua ni acceso al baño ni a un teléfono indicaron las autoridades.

Jaramillo y su hijo regresaron a casa poco después que llegaron los efectivos. La madre, de 56 años, le dijo a la policía que había dejado a su hijo "en numerosas ocasiones encerrado en su cuarto con barras de acero en las ventanas y con pestillo a fin de salir con su novio y divertirse".

Los investigadores dijeron que la mujer admitió que le daba sedantes a su hijo "para que estuviera dormido gran parte del tiempo en que ella estaba ausente", se informó.

El hombre fue trasladado a un nosocomio porque tenía arañones y moretones, a fin de que fuese sometido a una evaluación y ver si necesitaba mayores servicios más adelante.

El Departamento de Menores y Familias (DCF por sus siglas en inglés) coordina con la Agencia de Personas Discapacitadas para hallar un lugar adecuado para que el hombre pueda vivir como miembro de una familia o una casa de grupo, cuando sea dado de alta del hospital, dijo la vocera del departamento, Lissette Valdes-Valle.

El caso será llevado a un tribunal en las próximas semanas, donde un juez asignará la tutela del hombre.