En este reportaje se ve a la Policía rescatando a la bebé. (ApkantHD en YouTube)

Un acto de heroísmo protagonizó una madre antes de morir a manos de su pareja en la ciudad de (, ). Jessica Arrandale, de 37 años, protegió a su bebé de seis meses de correr la misma suerte de ella ocultándola en el inodoro de su vivienda.

Todo empezó cuando Arrandale y su pareja, el exmarino Antonie Davis, de 30 años, regresaron a su departamento después de una cena. Teresa Inniello, la madre de la víctima, dijo que él había bebido licor y se puso violento.

Arrandale tenía a Cobie, la hija de ambos, en brazos. Ella intentó escapar de Davis y trató de defenderse con un bate de béisbol, que él logró quitárselo y lo usó para golpearla.

Ella corrió al baño para esconderse, pero Davis ya tenía un rifle en las manos. Este tiró la puerta y le disparó a Arrandale en la cabeza.

Con su último esfuerzo, la madre giró y puso a la niña dentro del inodoro. Expiró cubriendo con su cuerpo a la bebé. El iracundo hombre fue al cuarto de la pequeña y allí se suicidó.

La Policía rescató a Cobie 13 horas después del violento episodio. Ella tenía un golpe en la cabeza e hipotermia.

De momento está bajo custodia de los servicios sociales, pero Inniello espera llevarla a su casa, donde también cuida a la hija mayor de la fallecida, una adolescente de 15 años.