Belcher se mató de un disparo en la cabeza en el estacionamiento del estadio Arrowhead. (AP/Reuters)
Belcher se mató de un disparo en la cabeza en el estacionamiento del estadio Arrowhead. (AP/Reuters)

Un jugador de un equipo profesional de fútbol americano mató a su novia a tiros y luego condujo hasta el estadio Arrowhead, donde se quitó la vida frente al entrenador y el gerente general del club, informó la Policía de Kansas City, Missouri (EEUU).

Las autoridades desconocían el motivo del asesinato y posterior suicidio, aunque señalan que (25), de los , y su novia, Kasandra M. Perkins (22), habían tenido discusiones recientes. La pareja tiene un hijo de tan solo tres meses.

El le agradeció al gerente general Scott Pioli y a su técnico Romeo Crennel antes de pegarse un tiro en el estacionamiento de las instalaciones de práctica de los Chiefs, señaló Darin Snapp, vocero de la Policía de Kansas City.

Mediante un comunicado, el equipo dijo que jugará el domingo su partido como local contra los Panthers de Carolina, como estaba programado, "tras discusiones entre la gerencia de la liga, el entrenador Romeo Crennel y los capitanes del equipo de los Chiefs".

"Toda la familia de los Chiefs está muy triste por los sucesos de hoy, y le enviamos nuestros pensamientos, oraciones y condolencias a las familias y amigos afectados por esta tragedia impensable", expresó en su misiva el director general de los Chiefs, Clark Hunt.

Belcher era oriundo de Nueva York y jugó en la Universidad de Maine. En las cuatro temporadas que estuvo en la National Football League () con los Chiefs, el deportista participó en todos los partidos, incluyendo los 11 de la actual temporada.

Las autoridades recibieron una llamada el sábado por la mañana de una mujer que dijo que su hija recibió varios disparos en una casa a unos ocho kilómetros del estadio Arrowhead. La llamada fue hecha en realidad por la madre de Belcher, quien se refería a la víctima como su hija, lo que en un principio generó confusión, refirió la Policía.

El vocero indicó que hubo otra llamada desde las instalaciones de los Chiefs. "La descripción coincidía con la descripción del sospechoso de la otra dirección. Ya teníamos una idea de lo que se trataba", indicó. El jugador se estaba "apuntando una pistola a la cabeza" mientras estaba parado en la entrada de las instalaciones de práctica del equipo.