El escándalo de espionaje dañó la imagen del Gobierno de Barack Obama.  (AFP)
El escándalo de espionaje dañó la imagen del Gobierno de Barack Obama. (AFP)

Organizaciones no gubernamentales, gremios y empresas como , y enviaron una carta hoy para presionar a la y al Congreso de Estados Unidos para que entregue más información sobre los de usuarios por asuntos de seguridad nacional.

Junto con LinkedIn, Yahoo!, , Twitter y muchas otras, las empresas pidieron más transparencia sobre la recolección de datos secretos en la carta.

En la misiva, dirigida al presidente y a otras autoridades, las empresas solicitaron que se les permita la publicación periódica de estadísticas sobre el número y de usuarios y el número de personas, cuentas o dispositivos afectados por tales solicitudes.

"Esta información (…) es importante para el pueblo estadounidense, que tiene derecho a tener un debate público informado, (…) y también para los usuarios internacionales de proveedores de servicios con sede en Estados Unidos, que están preocupados por la privacidad y seguridad de sus comunicaciones", dice el documento.

IMAGEN DAÑADALas empresas de tecnología intentan reivindicar su independencia, luego que documentos filtrados el mes pasado por el excontratista de seguridad sugirieron que habrían entregado al Gobierno estadounidense acceso a sus computadoras como parte del programa secreto de vigilancia de NSA llamado Prism.

La naturaleza clasificada de la recolección de datos impide que las empresas involucradas informen incluso su propia participación, y menos el contenido de las solicitudes.

Las filtraciones, que renovaron el debate sobre el equilibrio entre seguridad nacional y privacidad, también han dejado en una posición incómoda a las compañías, especialmente porque muchas han sido atacadas por su propio uso comercial de la información de sus usuarios.

Algunas firmas, incluidas Facebook y Apple, llegaron a un acuerdo con el Gobierno en junio para entregar información limitada sobre la cantidad de solicitudes de vigilancia que reciben.

Entre quienes firmaron la misiva están inversores como Boston Common Asset Management y Union Square Ventures. También hay asociaciones como Human Rights Watch, Electronic Frontier Foundation, American Civil Liberties Union, Americans for Tax Reform y FreedomWorks.