Ramsey acosado por la prensa. (AP)
Ramsey acosado por la prensa. (AP)

Charles Ramsey nunca imaginó que al salir de su casa por una hamburguesa regresaría convertido en héroe. Este vecino afroamericano de un barrio residencial de Cleveland (Ohio, Estados Unidos) fue uno de los responsables de la liberación de Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, , después de oír como una de ellas golpeaba la puerta y gritaba por ayuda.

"Tenía el día libre en el trabajo, así que lo más normal es que te lo pases sin hacer nada. Al volver de comprar una hamburguesa empecé a oír gritos de una chica volviéndose loca", dijo Ramsey a la cadena Fox.

"Me acerqué con otro vecino y le preguntamos si podíamos ayudarle en algo. Nos respondió que era Amanda Berry, estaba secuestrada y que llevaba mucho tiempo encerrada en esa casa".

Ramsey empezó a golpear la puerta de aluminio hasta que pudo romperla y ante él apareció Berry con una niña pequeña tomada de la mano, a quien señaló como su hija.

Segundos después salieron dos chicas más ante el asombre del hombre, quien no podía creer que su vecino Ariel Castro –el secuestrador a quien consideraba "un buen tipo"– hiciera algo semejante.

"Al principio no me creía que era Amanda Berry", reconoció Ramsey, que conocía el caso y a la chica de cuando la secuestraron en abril de 2003. "Pero al venir la Policía le tomaron las huellas dactilares y vi que era verdad".