(Reuters)
(Reuters)

La mayoría de los niños muertos en la cursaban el primer año y recibieron más de un disparo con un rifle de asalto, señaló H. Wayne Carver, jefe de medicina forense de ().

"Creo que son todos de primer año", reveló el especialista a los periodistas, lo que significa que los menores tenían entre seis y siete años. "Todas las heridas que analicé fueron realizadas con un arma larga", añadió, en alusión al rifle automático de tipo militar hallado en la escena del crimen.

"Probablemente es la peor escena criminal que vi en 30 años de carrera", manifestó Wayne Carver. En total, 20 niños y seis adultos fueron asesinados por Adam Lanza, de 20 años, quien luego se suicidó.

El forense, que compartió el trabajo en la escena del crimen con otros cuatro médicos y diez técnicos, practicó la autopsia a siete de las víctimas. Todas fueron alcanzadas por "entre 3 y 11 balazos" cada una.

"Únicamente dos de las víctimas fueron muertas por tiros a quemarropa, pero yo sólo trabajé en siete casos. Es una muestra, y no tengo detalles sobre las otras heridas", manifestó.

De otro lado, la Policía de Connecticut informó que 16 de los 20 pequeños muertos tenían 6 años y cuatro ya habían cumplido los 7. Asimismo, revelaron que 12 eran niñas y ocho varones.

Seis mujeres adultas, integrantes del cuerpo de funcionarios del centro educativo, figuran también en la lista de víctimas. La mayor de ellas tenía 56 años. Carver y sus adjuntos no habían aún examinado los restos del autor de la matanza, por lo cual no pudo brindar detalles sobre su caso.

IDENTIFICAN A LAS VÍCTIMASLa lista de nombres de los abatidos en una escuela primaria de la pequeña localidad de Newtown se publicará en cuanto se cierren las investigaciones de los cadáveres, comunicó Paul Vance, portavoz de la Policía de Connecticut.

Las investigaciones en la casa del autor reportaron "buenas pruebas". No obstante, Vance no dio más detalles al respecto. Dieciocho niños de entre cinco y diez años murieron en el colegio Sandy Hook y otros dos en el hospital debido a las graves heridas sufridas. Entre las víctimas adultas estaban el director y la psicóloga de la escuela.