Familiares del peruano Luis Fernando Cabeza Valdivia denunciaron que este sufrió un ataque homofóbico el pasado fin de semana, a manos de policías de la ciudad estadounidense de (Florida).

Su hermana Carla Cabeza, quien es residente en EE.UU., contó en RPP que el joven sigue detenido por su situación migratoria con heridas en la cara, rodillas y, al parecer, un brazo fracturado.

Además, lo acusan de agresión contra los oficiales que lo intervinieron, pero –grabado por su hermano Miguel Cabeza con un iPhone– demuestra que nunca intentó defenderse. Este denunció que los policías retuvieron el smartphone para tratar de borrar el registro y le robaron US$1,800.

El incidente ocurrió en la víspera de Año Nuevo. El muchacho salió por un momento con su pareja del bar Blue Martini para fumar. Cuando quisieron reingresar, la seguridad del local lo impidió sin razones y a empujones. Allí empezó el altercado con los policías.

Testigos indicaron que Luis Fernando recibió la descarga de una pistola eléctrica en la espalda. Carla acusó al oficial Frederick Dantes de ser el principal agresor de su hermano y comentó que el uniformado está bajo investigación.

"Miguel es residente en los Estados Unidos, por eso pudo salir de la cárcel, pero mi hermano Luis está en proceso. Le han puesto retención migratoria", detalló Carla, quien indicó que ya contactaron con el cónsul peruano para que atienda este caso.