Un hombre de que planeó secuestrar, violar, matar y comerse niños fue sentenciado hoy a casi 27 años de prisión después que los fiscales mostraran fotos de un escalofriante área construida en su sótano, un ataúd de tamaño infantil, cuchillos y dispositivos metálicos de restricción corporal como esposas.

Geoffrey Portway, de 40 años y residente de Worcester, fue condenado a 26 años y 8 meses de prisión, poco menos de los 27 años y tres meses que solicitó la fiscalía.

Stacy Dawson Belf, fiscal federal adjunta, dijo que las conversaciones recuperadas de la computadora de Portway con otros hombres muestran que pidió ayuda para un secuestro con intención de violar, matar y comerse a un menor.

Belf leyó fragmentos de uno de sus chats y dijo que Portway había reunido todo lo que necesitaba para llevar a cabo su plan, excepto el menor.

"Quiero comerme…a los dos niños que me traerás", atribuyó Belf a Portway, un ciudadano británico que también enfrenta la deportación. "Quizá no será hoy, pero ocurrirá. Yo solo vivo para esto…esto es en serio. Es lo único que me hace levantarme en la mañana", agregó.

El abogado de Portway, Richard Sweeney, dijo que su defendido solo fantaseaba y que nunca intentó llevar a cabo sus deseos.

El juez Timothy Hillman dijo que el sujeto debe cumplir su condena antes de ser deportado al Reino Unido.