El número de fallecidos tras el violento choque entre un autobús turístico y un todoterreno en ascendió a 24 personas, la mayoría de ellos colombianos y venezolanos, según informó la Policía.

El coronel Roberto Padilla, comandante del distrito de Tumbaco, confirmó a Efe el balance de fallecidos y agregó que los heridos ascienden a 19.

"Entre los fallecidos hay dos menores de edad, de año y medio y de 13 años", indicó el oficial y agregó que se presume que ambos son ecuatorianos porque iban en el todoterreno de color oscuro que colisionó con el autobús en la madrugada de hoy.

Entre los muertos está también el conductor del transporte público, de nacionalidad colombiana, mientras que aún se investiga la procedencia de los venezolanos.

Padilla indicó que se investigan las circunstancias en las que los venezolanos subieron al vehículo, de la cooperativa colombiana Cotrans y que quedó notoriamente destruido.

Una de las posibilidades es que fueran emigrantes y que durante el trayecto los pasajeros les ofrecieran trasladarlos en señal de solidaridad, según el oficial.

Las investigaciones preliminares apuntan a que el autobús entró por la localidad de Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos (noreste), y por la dirección que tenía al accidentarse podría haber estado en el viaje de retorno.

Marcos Arbuga, de la localidad de Chone, en la provincia de Manabí y que por casualidad llegó de primero al lugar del accidente, señaló a Efe que "el carro (autobús) ya estaba volcado".

"Encontramos que un bus chocó otro auto más arriba, un trooper (todoterreno). Lo chocó y mató a tres personas, dos niños y a una señora. El señor lo llevaron grave a una casa de salud, de ahí el otro carro quedó más o menos a un kilómetro del trooper", relató.

Arbuga apunta a un aparente "fallo en los frenos" del autobús en una zona altamente peligrosa y destacó que "dos personas salieron caminando.

Según el ECU 911, que coordinó las labores de rescate, el accidente se reportó a las 02.55 hora local en el kilómetro 8 de la vía Pifo-Papallacta, a la altura del sector conocido como la "curva de la muerte".

Los restos del autobús estaban esparcidos a decenas de metros mientras que algunos de los cadáveres seguían a primera hora de la mañana en la carretera, cubiertos con mantas.

Los heridos han sido trasladados a los hospitales de Los Valles, Eugenio Espejo, IESS San Francisco y Baca Ortiz.

(Con información de EFE)