Los habitantes de América, Asia y Oceanía pudieron ver este miércoles el segundo de los dos completos de 2014, que mostró una versión rojiza del satélite natural de la .

La Luna se tornó de color rojo cobrizo y pudo observarse también unas tonalidades turquesas alrededor del disco lunar en la etapa final del eclipse.

Los eclipses totales de la Luna se producen cuando hay un alineamiento casi perfecto entre el Sol, la Tierra y la Luna, al proyectar la Tierra su sombra sobre el satélite cuando está en fase de Luna llena.

La razón por la que la Luna se vuelve rojiza en un eclipse de este tipo es que, durante el proceso, la sombra de la Tierra bloquea casi toda la luz solar que incide sobre el satélite, excepto una pequeña cantidad de luz que pasa por un recodo alrededor de la Tierra a través de la atmósfera.

TAGS RELACIONADOS