Obama estuvo acompañado por familiares de los niños abatidos en Newtown. (EFE)
Obama estuvo acompañado por familiares de los niños abatidos en Newtown. (EFE)

La reforma sobre el control armas de fuego sufrió un severo revés en Estados Unidos. El Senado rechazó una de las promovidas por el presidente Barack Obama, quien criticó con dureza a la "minoría" que bloqueó los cambios y prometió un segundo round.

Una disposición que imponía verificaciones de antecedentes judiciales y psiquiátricos para la compra de armas por internet y en comercios especializados no consiguió los 60 votos que requería.

Solo 54 senadores votaron a favor de la medida, frente 46 que lo hicieron en contra. Durante la votación, cuatro demócratas no respetaron la recomendación de su partido y se unieron a la negativa de los republicanos.

"Las familias que conocen el dolor indescriptible juntaron el valor para pedir a sus líderes electos no solo honrar la memoria de sus niños, sino también proteger las vidas de todos nuestros niños", dijo Obama luego de la votación.

"Unos minutos después, una minoría en el Senado de Estados Unidos decidió que no valía la pena", agregó, visiblemente molesto.

"En vez de apoyar este compromiso, el lobby de las armas y sus aliados mintieron deliberadamente sobre la ley", criticó Obama, quien permaneció acompañado durante su discurso por familiares de los niños abatidos durante la .

Aunque opinó que "fue un día bastante vergonzoso para Washington", llamó a seguir luchando por la reforma y dijo que veía esta instancia solo como el "primer round".