(Reuters)
(Reuters)

Miles de policías, (aviones no tripulados) y lanchas rápidas integran el dispositivo de seguridad desplegado por la Policía de para proteger la cumbre del , que arranca hoy en un aislado hotel de la provincia británica.

Ante la amenaza que representan manifestantes violentos o los grupos disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (), más de 8,000 policías participan en uno de los mayores operativos de seguridad de la historia del Reino Unido, informó la agencia EFE.

, como presidente este año del G8, escogió el aislado y lujoso complejo hotelero de Lough Erne, próximo a la localidad de , para albergar durante dos días la reunión anual de los líderes de Estados Unidos, Japón, Francia, Italia, Canadá, Alemania, Reino Unido y Rusia, entre un tiempo desapacible.

Acostumbrada a lidiar durante décadas con el terrorismo y con la violencia callejera que enturbia ahora el exitoso proceso de paz norirlandés, la Policía autónoma (PSNI) preparó meticulosamente un plan que pasó sin apuros su primer test el sábado en una manifestación que transcurrió sin incidentes por Belfast.

Apenas 2,000 personas marcharon en un ambiente festivo y carnavalesco por las calles de la capital, donde se ha redoblado la presencia policial en los edificios más emblemáticos ante el temor de que las escisiones del IRA aprovechen los focos internacionales para dar publicidad a su causa con un atentado.

En uno de esos símbolos urbanos, en el Auditorio Waterfront Hall, el presidente estadounidense, , dio hoy un discurso para ensalzar el proceso de reconciliación en la provincia británica entre dos comunidades enfrentadas durante siglos, la católica y la protestante.

Tras esta breve visita, la primera que efectúa a la región, Obama se desplazó hasta el complejo hotelero de Lough Erne, que se ha convertido en una fortaleza inexpugnable por tierra, agua y aire.