Dominique Strauss-Kahn llegó en un auto a tribunal francés. (Reuters)
Dominique Strauss-Kahn llegó en un auto a tribunal francés. (Reuters)

Casi cuatro años después de que su brillante carrera se viera arruinada por un escándalo sexual en Estados Unidos, el ex director del Fondo Monetario Internacional es juzgado desde el lunes por un tribunal francés .

El proceso se inició tras la llegada de Strauss-Kahn al tribunal de Lille, en el norte de Francia. Vestido de traje oscuro, el ex director del FMI, de 65 años, se veía serio pero tranquilo, al lado de su abogado, Henri Leclerc.

Acusado de ser el principal beneficiario e instigador de fiestas libertinas en París y Washington, Strauss-Kahn puede recibir hasta 10 años de prisión.

En mayo de 2011, el mundo recibió estupefacto la información de su detención en Estados Unidos, acusado de del hotel Sofitel de Nueva York, Nafissatou Diallo. Ello puso fin a su carrera política.

Este lunes, Dominique Strauss-Kahn (DSK) está en el banquillo de los acusados junto a otras 13 personas, empresarios, un abogado, un policía y un proxeneta apodado 'Dodo la Saumure' (Dodo la Salmuera).

Detalles sórdidos del caso denominado hotel Carlton serán revelados durante el proceso, que durará unas tres semanas y es seguido por medios de información de todo el mundo.

La defensa de Strauss-Kahn se mantuvo silenciosa antes del juicio, pero su posición no cambió durante la instrucción: DSK era adepto del libertinaje, no de las prostitutas, e ignoraba que las mujeres que participaban en las fiestas lo fueran.