(Reuters)
(Reuters)

La doctora acusada de causar el fallecimiento de siete pacientes para en , donde se investigan además otras 300 muertes sospechosas, solía decir que en ese lugar "no existe Dios" y que ella era la que decidía "quien vive y quien muere", publicó la revista este fin de semana.

Basándose en declaraciones del proceso y en entrevistas con testigos, Veja señaló que Virginia Soares de Souza comandaba un grupo que desarrolló "una rutina de horrores" en el hospital Evangélico de Curitiba (Paraná), donde dirigió por siete años la Unidad de Terapia Intensiva (UTI).

"Muchas veces escuché a la doctora decir 'aquí no existe Dios; quien decide quien vive o muere soy yo'", señaló una testigo del caso entrevistada por Veja, a la que no identificó.

Asimismo, una enfermera señaló que una vez el nosocomio se preparaba para recibir a los heridos de un accidente de tránsito, pero no había camas disponibles en la UTI. "Bajé a emergencias con la UTI llena pero cuando volví, en menos de media hora, seis pacientes habían muerto. Me dio pavor", relató a la publicación.

Soares de Souza, que recobró provisionalmente su libertad el último 20 de marzo después de pasar un mes en prisión alegando siempre inocencia, es acusada, junto a otros siete médicos y enfermeras, de causar la muerte de siete pacientes desde 2006.

Según la versión de la revista, la especialista aplicaba a los enfermos una letal mezcla bautizada como 'kit muerte', compuesta por analgésicos, anestésicos y relajantes musculares, depresores del sistema nervioso central.

La doctora organizaba a los enfermos de la UTI entre los que tenían más posibilidades de recuperarse y los que no, y entre ellos actuaba el grupo. La situación era conocida en el hospital, afirma la revista.

Según la acusación de la Fiscalía, la Policía Civil recopiló testimonios y escuchas telefónicas legales que apuntan a que la doctora recetó o suministró medicamentos a pacientes con ventilación mecánica que les desencadenaron la muerte por asfixia. En otros casos, se les disminuía el oxígeno del respirador artificial.