Dilma Rousseff durante una actividad en Niteroi. (AP)
Dilma Rousseff durante una actividad en Niteroi. (AP)

La presidenta de , , aplazó su visita oficial prevista el 23 de octubre a , tras las denuncias de espionaje de , informaron hoy la Presidencia brasileña y la Casa Blanca.

"Los dos presidentes decidieron aplazar la visita de Estado, pues los resultados de esta visita no deben estar condicionados a un tema cuya solución satisfactoria para Brasil todavía no fue alcanzada", afirmó la presidencia brasileña en una nota.

El comunicado expresa la irritación del Gobierno brasileño con las denuncias de que Estados Unidos habría espiado no solo al país, sino a Rousseff, a varios de sus asesores y a la petrolera estatal .

"Las prácticas ilegales de interceptación de las comunicaciones y datos de ciudadanos, empresas y miembros del Gobierno brasileño constituyen un hecho grave que atenta contra la soberanía nacional (…) y es incompatible con la convivencia democrática entre países amigos", señaló.

La Presidencia brasileña recordó que Obama llamó a Rousseff anoche para discutir el tema, pero afirmó que "no están dadas las condiciones para la realización de la visita en la fecha anteriormente acordada".