Jean-Claude Mas fue detenido en su casa al sur de Francia. (Reuters)
Jean-Claude Mas fue detenido en su casa al sur de Francia. (Reuters)

La Policía arrestó el jueves a Jean-Claude Mas, el fundador de la compañía francesa en medio de un por la venta de , y podría ser acusado de homicidio involuntario y lesiones, dijo el fiscal de la ciudad de Marsella.

En el primer arresto desde que el escándalo iniciado hace dos años llegó a los titulares de la prensa mundial en diciembre pasado, Mas y el expresidente ejecutivo de Poly Implant Prothese (PIP) Claude Couty fueron detenidos en sus hogares en el sur de Francia.

Si son acusados de dichos cargos, ambos podrían enfrentar condenas más largas de las que ya corren riesgo de padecer en un caso paralelo por fraude que llegaría a los tribunales en octubre.

Las autoridades francesas han sido criticadas por su lentitud en la reacción a un caso que ha expandido el temor entre decenas de miles de mujeres portadoras de prótesis mamarias de PIP.

Los inspectores franceses ordenaron el retiro del mercado de estos implantes en marzo del 2010, debido a preocupaciones relacionadas con su calidad.

Pero recién el mes pasado los funcionarios de París recomendaron la remoción quirúrgica de las prótesis, lo que generó revuelo mundial en todas las personas con implantes de la firma, que llegó a ser la tercera proveedora más grande a nivel global.

Los abogados de las mujeres francesas que realizaron demandas por implantes de PIP recibieron con beneplácito la noticia de los arrestos y dijeron que no había forma de que Mas, de 72 años, escape de la justicia.

El fundador de PIP había dicho que las mujeres que efectuaron demandas sobre sus implantes solo buscaban dinero.* "Esto es un alivio para las víctimas"*, dijo Laurent Gaudon, cuyas clientes demandaron por fraude a PIP y a los cirujanos que usaron sus productos. "Es la sensación de que la justicia está avanzando (…) Es la tranquilidad de que los culpables finalmente serán responsabilizados", agregó.