Miles de personas salieron hoy a las calles de y a pedir una "Rusia sin Putin", desafiando en una elección presidencial que según los observadores internacionales fue injusta.

, que logró casi el 64% de los votos el domingo, describió su tajante victoria para un tercer periodo como un firme mandato para lidiar con las protestas, aunque el Kremlin tuvo algunos gestos conciliadores hacia la oposición, que fueron ignorados.

Pero líderes opositores dijeron que reunieron a unas 20,000 personas en la de Moscú, donde los disidentes de la era soviética solían conducir sus protestas, en un llamamiento por nuevas elecciones y una apertura del sistema político establecido por Putin durante sus 12 años de gobierno.

"Nos robaron", dijo el bloguero anticorrupción , una de las figuras opositoras más influyentes a la multitud. "Nosotros somos el poder", añadió, antes de ser detenido por las autoridades.

La Policía Antimotines se trasladó al lugar para dispersar a varios miles de manifestantes que permanecían en la plaza, empujando a periodistas y diciéndole a la gente que se fuera. Algunos fueron arrestados en la protesta a la que las autoridades dijeron asistieron unas 14,000 personas.

Miles de partidarios de Putin condujeron marchas más cerca del Kremlin, entonando canciones, flameando la bandera rusa y gritando el nombre del actual primer ministro.

La Policía detuvo al menos a 50 personas en una marcha no autorizada en la que participaron unas 3,000 personas en San Petersburgo, según testigos. La fuerza informó que había arrestado a 50 en el centro de Moscú.

Antes de las protestas, los observadores electorales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa dijeron que .