(Reuters)
(Reuters)

La falta de refugios en centros comunitarios o espacios públicos como escuelas u hospitales es ahora materia de polémica en , Estados Unidos, tras el que dejó el saldo de 24 muertos y más de 200 heridos.

La escuela primaria Plaza Towers, en el que fallecieron siete niños, no contaba con refugios y los 500 alumnos tuvieron que refugiarse en los pasillos y debajo de las carpetas.

Aunque las autoridades de Moore ya había tramitado ayuda federal para subvencionar con 2,000 dólares a los residentes que construyan una "habitación segura", la medida probó no ser suficiente pues unas 1,500 casas quedaron destruidas y otras 4,000 sufrieron daños.

Los vecinos afectados afirman que hubo un exceso de confianza. En el del Ayuntamiento de Moore, una de las zonas más afectadas, se afirmaba que solo había un 1% de posibilidades de que se repitiera un tornado tan destructivo como el sufrido en 1999, en el que fallecieron 44 personas.