Tensas relaciones entre Alemania y Estados Unidos por escándalo de espionaje. (Reuters)
Tensas relaciones entre Alemania y Estados Unidos por escándalo de espionaje. (Reuters)

El presidente de Estados Unidos, , fue informado de que el teléfono celular de la canciller alemana Angela Merkel , probablemente desde 2002, afirmaron los medios alemanes hoy, en pleno .

El diario Bild am Sonntag citó fuentes de inteligencia norteamericanas según las cuales el jefe de la National Security Agency (Agencia Nacional de Seguridad, NSA), Keith Alexander, había informado sobre la operación contra Merkel en 2010.

"Obama no puso fin a dicha operación, sino que permitió que continuase", afirmó el rotativo, citando a un alto funcionario de la NSA.

El semanario Der Spiegel detalló que, según documentos filtrados de la NSA, el teléfono de Merkel figuraba en una lista de blancos a espiar desde 2002, tres años antes de que accediera a la cancillería.

Según el mismo semanario, el celular de la mandataria estuvo bajo vigilancia hasta pocas semanas antes de que Obama visitara Berlín, el pasado junio.

Este escándalo de espionaje condujo a los dirigentes europeos a exigir un nuevo acuerdo con Estados Unidos sobre recolección de informaciones de inteligencia.

El miércoles pasado, Merkel interrogó a Obama por teléfono al respecto, afirmando que espiar a sus aliados sería "un abuso de confianza" entre socios internacionales.

Ante estas acusaciones, , una iniciativa sin precedentes entre estos estrechos aliados.

LO NEGÓEl Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung indicó que Obama había dicho a Merkel durante su llamada telefónica que él no estaba al tanto de que hubiera una operación de espionaje en su contra. Esta publicación dominical no citó sus fuentes.

Der Spiegel señaló, por su parte, que el presidente norteamericano le dijo que si hubiera sido informado de la operación, le hubiera puesto fin inmediatamente.

Otros medios indicaron que la asesora de Seguridad Nacional de Obama, Susan Rice, también había dicho a los responsables alemanes que el presidente no sabía nada de ese espionaje.

La oficina de Merkel se negó a hacer comentarios sobre lo que Obama le comentó durante su conversación.

La Casa Blanca afirmó que no está controlando las conversaciones telefónicas de Merkel y que no lo hará en el futuro, pero se negó a revelar si Estados Unidos la ha espiado en alguna ocasión en el pasado.