Recibirá a mandatarios del G8 en su residencia de Camp David .(AP)
Recibirá a mandatarios del G8 en su residencia de Camp David .(AP)

Los líderes de las principales economías industrializadas del mundo se reunirán este fin de semana para tratar de frenar una crisis total en Europa, donde crece el temor a que abandone el bloque de la Eurozona, poniendo en peligro el futuro de la moneda común.

El presidente , anfitrión de la cumbre del grupo de los ocho países más desarrollados del mundo , instó varias veces a los líderes europeos a hacer más por estimular el crecimiento, por temor a un contagio de la crisis del euro que perjudicaría a la economía estadounidense y sus posibilidades de reelección en noviembre.

El primer ministro británico, , que también hizo insistentes llamados para que Europa intensifique sus esfuerzos por resolver sus problemas de deuda, le dirá a los líderes que deben trabajar juntos para evitar que la crisis económica de la región se propague globalmente, dijo un asesor.

No hay decisiones de política económica previstas en las conversaciones, pero funcionarios dijeron que Obama espera promover un debate sobre un enfoque integral para resolver la crisis.

Obama tratará de cimentar una relación con el nuevo presidente francés hoy en la Casa Blanca antes de dirigirse a para las conversaciones. ya agitó las aguas al cuestionar el enfoque de austeridad de Europa y decir que va a sacar a las tropas de combate francesas de Afganistán a finales de este año.

Obama, de 50 años, podría utilizar su encuentro de presentación en la Oficina Oval para instar al socialista de 57 años de edad a repensar sus planes sobre Afganistán, que ponen a Francia en un cronograma de salida antes que sus otros aliados de la .

Pero se espera que ambos líderes, que han expresado su apoyo a las políticas pro-crecimiento en Europa, formen un frente común sobre la crisis de la Zona Euro que podría dominar la reunión de este fin de semana del G-8.

El Gobierno de Obama gastó mucho para hacer frente a la recesión estadounidense del 2007-2009, y Hollande está tratando de suavizar el enfoque de austeridad con mayores inversiones en infraestructura que ayuden a crear empleos.

Pero él no está solo. Cameron ha sido cada vez más incisivo en llamar al liderazgo europeo a actuar con mayor decisión. El canadiense Stephen Harper ha sido un frecuente crítico y, entre los miembros europeos del G-8, el primer ministro italiano, , ha estado pidiendo profundas medidas en favor del crecimiento incluso antes que Hollande.

Esto podría dejar sola a la canciller de Alemania, , que insiste con que los programas de recorte de deuda no se pueden diluir.