(Reuters)
(Reuters)

El primer ministro británico, , habría ordenado personalmente ejercer presión sobre la redacción del diario para evitar nuevas revelaciones sobre las prácticas de espionaje masivo de los servicios estadounidense y británico, asegura hoy el diario .

El diario cita a fuentes del Gobierno de alto rango que aseguran que Cameron encargó al director de su oficina de gobierno, Jeremy Heywood, que se pusiera en contacto con The Guardian.

Fuentes del Gobierno británico confirmaron al diario esos contactos, pero negaron que el objetivo fuera realizar amenazas.

El redactor jefe de The Guardian, , denunció ayer por parte del Gobierno británico para que destruyera material de investigación filtrado por el estadounidense .

Según relató Rusbridger, dos empleados del servicio secreto británico GCHQ supervisaron en el edificio del diario la destrucción de discos duros de computadores que contenían material filtrado. Además, se le exigió la destrucción o devolución de todos los materiales en los que trabajaba el diario.

La decisión de Cameron de enviar a Heywood al diario fue apoyada por el líder del Partido Liberal Demócrata y viceprimer ministro, Nick Clegg.

Un portavoz dijo que Clegg apoyaba la medida porque era "preferible" eso que emprender una acción legal, y aseguró que el funcionario esperaba "proteger" así la libertad del periódico de publicar información y a la vez defender la seguridad nacional.

El Gobierno británico admitió la víspera tener conocimiento además sobre en el aeropuerto de Heathrow de Londres del brasileño David Miranda, pareja del periodista de The Guardian Glenn Greenwald, responsable de la publicación de los documentos filtrados por Snowden.

La ministra del Interior, Theresa May, deslindó cualquier responsabilidad y dijo que como política no se mete en accciones policiales. En una entrevista con la BBC ella defendió el accionar y dijo que había sido informada previamente.

El presidente del Comité de Asuntos Internos en la Cámara de los Comunes demandó que Cameron haga una "declaración completa" al Parlamento sobre su rol en la detención de Miranda y en la destrucción de los discos duros del diario.