(AP)
(AP)

El primer ministro británico, , anunció hoy que de renovar su mandato en las urnas en 2015 convocará un referéndum en 2017 para que sus compatriotas decidan si desean o no quedarse en la (UE), aunque a la vez se mostró partidario de no abandonar el bloque.

En un esperado discurso sobre las relaciones de con la UE pronunciado en Londres tras varias postergaciones, el premier dijo: "Quiero que la UE sea un éxito, y quiero una relación entre Reino Unido y la UE que nos mantenga dentro".

"Si dejamos la UE, será un viaje de ida, sin retorno", alertó. "Las decisiones tomadas en la UE seguirán teniendo un profundo efecto en nuestro país, pero habremos perdido todos los vetos que nos queden y nuestra voz en esas decisiones".

Por eso, afirmó que luchará "con el corazón y el alma" para que Reino Unido siga siendo miembro de una UE más abierta y flexible. "Nunca quise izar el puente levadizo y retirarnos del mundo", pese a reconocer que "la desilusión pública con la UE se encuentra en su máximo histórico".

El dirigente apuntó sobre todo contra los problemas de competitividad, la rigidez de las regulaciones europeas y la frustración pública por las instituciones y decisiones de Bruselas, sobre todo en lo que respecta a la austeridad.

"Existe ya un signo de pregunta sobre el papel de Reino Unido en la UE (…) e ignorarlo no hará que desaparezca", indicó. "Estoy a favor de un referéndum. Creo en la necesidad de enfrentar esta cuestión".

Pese a ello, consideró que hacerlo de manera inmediata sería un error, porque se está delineando una nueva UE, con lecciones aprendidas de la crisis de deuda en la eurozona, y que por lo tanto los británicos no tendrían claro qué votan de hacerlo ahora.

Por eso, Cameron dijo que su ) hará campaña en las próximas elecciones legislativas, previstas para la primavera (boreal) de 2015, prometiendo "negociar un nuevo acuerdo con nuestros socios europeos" que plantee una UE más flexible, más justa, con mayor democracia y más atribuciones nacionales.

Como parte de esa medida, Cameron indicó que apoyará cambios en los tratados del bloque. "Quiero un mejor acuerdo para Reino Unido (…) Cuando hayamos negociado ese nuevo acuerdo, le daremos al pueblo británico un referéndum con una elección muy simple entre salir o permanecer". La fecha de la consulta será "en la primera parte de la próxima Legislatura (de cinco años)".

El primer ministro pidió mantener "la cabeza fría" en vista de las ventajas que ofrece el mercado único y la influencia que da a Reino Unido en la escena internacional el hecho de ser miembro de la UE.

A la vez exigió a los socios europeos a trabajar en las preocupaciones presentadas por Reino Unido, y criticó a quienes "denuncian que la nueva manera de pensar es una herejía". Sin embargo, muchas de las exigencias de Cameron serán muy difíciles de aceptar en Bruselas, en especial la recuperación de competencias a nivel nacional.