(Internet)
(Internet)

Un reciente estudio revela que uno de cada tres sacerdotes católicos viven estresados o deprimidos, debido a una serie de factores que afectan a la Iglesia a nivel mundial y desde hace ya varios años.

Según el diario , la investigación es realizada por el misionero y psicoterapeuta italiano Giuseppe Crea, y señala que la sobrecarga laboral, la pérdida de relevancia social y la mala imagen que provocan los escándalos de pederastia son los que más afectan a los curas.

Aunque la Iglesia Católica cuenta con 410,593 clérigos en todo el mundo, lo cierto es que cada vez son menos y de mayor edad. Muchos terminan sufriendo el síndrome del burnout: se sienten agotados, desmotivados, desilusionados, cansados.

A los problemas ya mencionados, se suman el hecho de que no tienen horario, los crecientes conflictos entre curas, y la obligatoriedad de ser célibes, que provoca que vivan solos y sin familia cercana.