Cargamento fue mostrado por presidente Ricardo Martinelli. (AFP)
Cargamento fue mostrado por presidente Ricardo Martinelli. (AFP)

Cuba admitió este martes que las armas encontradas en un buque norcoreano retenido en Panamá son suyas e iban a ser reparadas para luego ser devueltas a la isla, según una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores.

"En la citada nave (el carguero Chong Chon Gang) se transportaban 240 toneladas métricas de armamento defensivo obsoleto —dos complejos coheteriles antiaéreos Volga y Pechora, nueve cohetes en partes y piezas, dos aviones Mig-21 Bis y 15 motores de este tipo de avión, todo ello fabricado a mediados del siglo pasado—, para ser reparado y devuelto a nuestro país", dice la declaración de la Cancillería cubana, leída en un noticiario de ese país.

"Los acuerdos suscritos por en esta esfera se sustentan en la necesidad de mantener nuestra capacidad defensiva para preservar la soberanía nacional", agregó la nota oficial, divulgada casi 24 horas después de que Panamá informara del hallazgo de armas en el carguero.

Panamá seguía inspeccionando este martes el buque norcoreano procedente de Cuba en cuyas bodegas encontraron hasta ahora, disimulado bajo toneladas de azúcar, un sistema de control de tiro de misiles antiaéreos de producción rusa.

"Teníamos sospecha de que (el barco) tenía droga y lo trajimos a puerto y empezamos a verificar todo lo que estaba en el barco, que venía de Cuba e iba para Corea del Norte", dijo el presidente panameño, .

Cuba es uno de los pocos países que mantienen vínculos con el régimen de Pyongyang, que está fuertemente aislado en la comunidad internacional por sus ensayos nucleares.

Un jefe militar de Corea del Norte, general Kim Kyok Sik, visitó Cuba hace poco más de dos semanas y fue condecorado con la "Orden de la solidaridad".