(AP)
(AP)

Nuevas detenciones se produjeron hoy en , mientras que los equipos de rescate intentaban sacar de bajo los escombros a supervivientes del edificio de talleres de textiles derrumbado el miércoles, tras el descubrimiento de otras 20 personas con vida en esta catástrofe que ya causó más de 340 muertos.

La mayoría de las 4,500 fábricas de textil de Bangladesh seguían cerradas debido a manifestaciones de encolerizados obreros. Los empresarios del sector decretaron feriada la jornada de hoy y los sindicatos lanzaron un llamado a la huelga para mañana con el fin de exigir mejores condiciones de trabajo.

El desplome del inmueble, construido ilegalmente en , en los suburbios de la capital, , y que albergaba cinco talleres que trabajaban esencialmente para marcas occidentales, dejó al menos 341 víctimas mortales además de 1,200 heridos, según un balance aún provisional.

Desde el miércoles, 2,417 personas pudieron ser rescatadas de los escombros. La catástrofe también dejó cientos de desaparecidos.

La Policía anunció la detención de dos propietarios de talleres de confección ubicados en el inmueble de ocho pisos y de dos ingenieros.

"Detuvimos después de medianoche a Bazlus Samad, presidente de los talleres New Wave Buttons y New Wave Style, y a* Mahmudur Rahaman Tapash*, director general de uno de estos talleres", declaró esta mañana a la agencia AFP el jefe adjunto de la Policía de Dacca, Shyaml Mukherjee.

"Se ha abierto contra estas dos personas un procedimiento por homicidio por negligencia", afirmó. El primer ministro del país aseguró que los trabajadores fueron obligados a retornar al trabajo pese a los sonidos extraños y las fisuras aparecidas en el edificio.

Por su parte, el responsable de la investigación, Kaiser Matubor, indicó que dos ingenieros municipales, que el martes consideraron que el estado del edificio no representaba peligro pese a la aparición de grietas, también fueron detenidos y se enfrentarían a los mismos cargos.

La Policía sigue buscando al propietario del inmueble.