La mandataria ofreció un extenso discurso ante el Congreso. (diariobae.com)
La mandataria ofreció un extenso discurso ante el Congreso. (diariobae.com)

La presidenta argentina, , volvió a recordar hoy a su fallecido esposo y exmandatario , y dijo que a veces tiene "dudas de si vale la pena seguir adelante".

En su discurso de apertura del período legislativo, la jefa de Estado apuntó contra "quienes provocaron tanto daño" a la economía del país. "Lo recuerdo a él y a veces tengo dudas de si vale la pena seguir adelante", remarcó y luego permaneció en silencio por algunos segundos, visiblemente emocionada.

"La gestión es cambio permanente, la vida es cambio permanente, lo que no se debe perder es la dirección, que debe tener ese cambio permanente", sostuvo Fernández de Kirchner al inaugurar el 130° período de sesiones ordinarias del Congreso.

"Créanme que no solo tengo un compromiso con mis propias convicciones, mi propia historia, sino con la persona que más he querido en toda mi vida, y por mis compañeros, por todos aquellos que dieron su vida para tener un país mejor", señaló.

En su extenso discurso, afirmó que por una "cuestión moral" los dirigentes de otros partidos deben cuestionar a su gobierno, pero "no ser opositores a todo, sino a lo que está mal".

Fernández de Kirchner criticó la "doble moral" de dichos funcionarios y de los medios que destacan a países como los Estados Unidos, Chile y Canadá, que son eminentemente "mineros" y, al mismo tiempo, critican emprendimientos de ese tipo en su país.

Asimismo, convocó a la "unidad de los argentinos y la organización de los sectores productivos, dinámicos", y recordó que "cada vez que hemos logrado eso, hemos avanzado positivamente, los trabajadores, los empresarios y el Estado".

"Hay una nueva categoría de ciudadanos, que son al mismo tiempo consumidores. Tiene que haber un equilibrio armónico, no es fácil pero se puede hacer, lo hemos demostrado en estos casi nueve años, creo que con buenos resultados", explicó.

"NO ME TEMBLARÁ LA MANO"La mandataria aseguró que no le "temblará la mano" para tomar la decisión "que tenga que tomar" respecto a la concesión privada del servicio ferroviario tras la .

"No me va a temblar la mano para tomar las decisiones que tenga que tomar. (…) Las decisiones que tengamos que tomar, las vamos a tomar", aseguró. Con esta afirmación, la gobernante defendió la iniciativa de dictar la de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), a cargo de la concesión del servicio que enlazan la provincia de Buenos Aires con la capital.

"Lo único que pido es que es necesario tener cuanto antes las pericias para determinar las responsabilidades", añadió, y criticó que "algunos", a quienes no identificó, "quisieron utilizar" este hecho con fines políticos. "Se puede hacer política y oposición con cualquier cosa, menos con la muerte", agregó.