Cristina Fernández llega cojeando a cita con el Papa Francisco. (Reuters)
Cristina Fernández llega cojeando a cita con el Papa Francisco. (Reuters)

La presidenta argentina, , compartió hoy un extenso almuerzo con el para celebrar su primer año como jefe de la , cita a la que la mandataria concurrió con una bota ortopédica tras sufrir un esguince de tobillo en el hotel de Roma en el que se hospedó.

El argentino Jorge Mario Bergoglio recibió a la mandataria en la puerta de la residencia Santa Marta del , donde luego compartieron un encuentro de casi tres horas, que incluyó un almuerzo a solas.

El objetivo de la reunión fue "presentar al Santo Padre el saludo, el augurio y los sentimientos de afecto del pueblo argentino en ocasión del primer año de pontificado", informó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

El secretario de Culto argentino, Guillermo Oliveri, quien participó en parte del encuentro, destacó la buena relación y el clima de cordialidad reinante entre el Papa Francisco y Fernández de Kirchner.

"Tienen buen diálogo. Son líderes que tienen una mirada común respecto de determinadas situaciones que pasan en nuestra región y también en el mundo. Sobre todo ese objetivo de la búsqueda de la paz a través del diálogo y el consenso", subrayó Oliveri.

Antes del almuerzo, Fernández y Francisco intercambiaron regalos. La mandataria le llevó un termo de plástico con una leyenda impresa sobre el Bicentenario que celebró Argentina en 2010, libros y un cuadro de Santa Rosa de Lima pintado con vino de uva malbec argentina.

Fue el tercer encuentro entre ambos desde la designación de Bergoglio como Sumo Pontífice de la Iglesia católica el 13 de marzo de 2013. Se reunieron el 18 de marzo del año pasado en el Vaticano y el 28 de julio en Brasil, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud.