Cristina Fernández sufrió una recaída en su salud en los últimos días. (Reuters)
Cristina Fernández sufrió una recaída en su salud en los últimos días. (Reuters)

La presidenta de , , fue sometida hoy a una cirugía de bajo riesgo para drenarle un hematoma cerebral, que la dejará fuera de la campaña electoral para los comicios legislativos clave para su Gobierno y que se celebrarán el próximo domingo 27.

La mandataria fue internada al mediodía de ayer en la Clínica Universitaria de la Fundación Favaloro en Buenos Aires para estudios prequirúrgicos, tras sentir un hormigueo en su brazo izquierdo que obligó a sus médicos a optar por operarla en vez de someterla al tratamiento de reposo indicado inicialmente.

"La presidenta ya se está recuperando de la anestesia. Terminó la operación", dijo en un acto el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, un aliado de Fernández. "Si Dios quiere estará muy pronto con nosotros", agregó.

La intervención es considerada de bajo riesgo y consiste en abrir un orificio para permitir el drenaje del hematoma que se formó por debajo de la , una membrana que recubre el cerebro, dijeron fuentes médicas a la agencia Reuters.

Según medios locales, la intervención quirúrgica duró hora y media. Al cierre de esta nota, aún no había información oficial sobre el resultado del procedimiento.

Fernández para estudios clínicos, tras los cuales se le prescribió 30 días de reposo para permitir la reabsorción del hematoma producto de un golpe en la cabeza que sufrió a mediados de agosto. El accidente se mantuvo en secreto y sus detalles aún se desconocen.