La milicia iraní vigila el estrecho de Ormuz, clave para el comercio petrolero mundial. (Reuters)
La milicia iraní vigila el estrecho de Ormuz, clave para el comercio petrolero mundial. (Reuters)

y elevaron el tono hoy a raíz de las amenazas iraníes de cerrar el , un canal estratégico para el tráfico petrolero mundial, mientras naves de los dos países desfilan por la región.

El general Hassan Salami, el segundo en la jerarquía de los Guardias de la Revolución (tropa de élite del ejército iraní), rechazó las alertas de Estados Unidos contra el cierre del estrecho, y destacó que Irán actuará con determinación "para defender sus intereses vitales".

Las tensiones se acentuaron después que el gobierno de Teherán afirmó que un portaaviones estadounidense había atravesado el estrecho de Ormuz "desde el Golfo Pérsico en dirección a Oman", en la zona de maniobras navales que Irán comenzó el sábado pasado.

El estrecho, por donde transita entre un tercio y el 40% del tráfico petrolero marítimo mundial, es particularmente vulnerable en razón de su extensión de escasos 50 kilómetros, y de su escasa profundidad, que no supera los sesenta metros.

Además de Irán, segundo productor mundial de la , , , , y los exportan parte de su petróleo por ese estrecho.

El martes, el vicepresidente iraní afirmó que "ni una gota de petróleo transitará por el estrecho de Ormuz" si los países occidentales adoptan sanciones contra las exportaciones petroleras iraníes a raíz de su programa nuclear.

Poco después, el comandante de la marina iraní, el almirante Habibollah Sayyari, añadió que sería "muy fácil" para Irán cerrar el estrecho, aunque estimó que una medida de esa naturaleza no era necesaria por el momento.

En reacción a estas amenazas, Estados Unidos envió un alerta a Irán ayer por la noche, al afirmar que "ninguna perturbación del tráfico marítimo en el estrecho de Ormuz será tolerada". Washington posee en el Golfo una *poderosa presencia naval, con la Vº Flota, basada en .

Ante estas declaraciones de Estados Unidos, el general Salami dijo que "cuando los intereses vitales de Irán están amenazados, nosotros respondemos a las amenazas poniendo en marcha nuestra estrategia de defensa", sin esperar "el permiso" de otros países.