El espíritu del carnaval se mantiene vivo gracias a los eventos en línea producidos por los grupos que realizaban tradicionalmente los espectáculos callejeros. (Foto: archivo AFP)
El espíritu del carnaval se mantiene vivo gracias a los eventos en línea producidos por los grupos que realizaban tradicionalmente los espectáculos callejeros. (Foto: archivo AFP)

Hace un año, la sede principal del estaba repleta de cuerpos manchados de purpurina que se movían al ritmo de la samba. Cuando no había , por estas fechas, las famosas escuelas de samba estarían ultimando los preparativos para sus desfiles y las calles estarían tomadas por cortejos musicales y clima de fiesta. Pero este año el espíritu del ‘Rey Momo’ deberá aguardar para reinar.

MIRA: Todo lo que se sabe acerca de Soberana 2, la vacuna contra el COVID-19 que produce Cuba

Hildemar Diniz, un compositor y aficionado al carnaval conocido como Monarco, señaló a The New York Times: “Hay una gran tristeza, pero es fundamental salvar vidas. A la gente le encanta ir de fiesta, bailar, pero este año no lo haremos”.

El espíritu del carnaval se mantiene vivo gracias a los eventos en línea producidos por los grupos que realizaban tradicionalmente los espectáculos callejeros. En tanto, Daniel Soranz, el secretario de Salud de Río de Janeiro, manifestó al diario estadounidense que la tristeza de no celebrar el carnaval se siente en la ciudad.

Marcilia Lopes, de 85 años, quien es integrante de la escuela de samba de Portela y que durante años no se ha perdido un carnaval, declaró sentirse más aliviada después de recibir su primera dosis de la vacuna CoronaVac, de fabricación china.

Además, señaló que durante el último año ha tenido miedo de contraer el virus y que por ello no ha querido salir de su casa. Pese a extrañar su amado carnaval, manifiesta que será fuerte para soportar una temporada sin él. “Estoy en paz. Mucha gente está sufriendo”, dijo.

The New York Time asegura que los funcionarios de Río de Janeiro esperaban poder celebrar el carnaval a fines de este año, si los casos disminuían a medida que comenzaban a inmunizarse a los ciudadanos. Sin embargo, ese panorama parece improbable debido al suministro limitado de vacunas de Brasil.

Los vestuarios brillantes, las plumas y la fiesta no tendrán lugar este año debido a la pandemia del coronavirus. (Foto de archivo: EFE)
Los vestuarios brillantes, las plumas y la fiesta no tendrán lugar este año debido a la pandemia del coronavirus. (Foto de archivo: EFE)

Una nueva forma de celebrar

Para los brasileños sambistas, para el pueblo afrodescendiente, es un momento muy difícil. No será un momento de fiesta, sino de llorar las muertes y reivindicar nuestros derechos”, dice a la agencia AFP Nilcemar Nogueira, fundadora de un museo, ubicado a los pies de la tradicional favela Mangueira.

En la “apertura simbólica”, el grupo homenajeó a las más de 236.000 víctimas de la pandemia de COVID-19 y entonó a capela varios clásicos del carnaval, mientras dos mujeres vestidas de blanco y turbantes “purificaban” el ambiente con ramos de hierbas.

Entre los temas, el famoso “Samba, agoniza mas nao morre” (Samba, agoniza pero no muere), del compositor Nelson Sargento, quien a sus 96 años y en silla de ruedas participó del acto, semanas después de haber recibido la primera dosis de la vacuna contra el COVID.

Es la tercera vez en la historia que las autoridades suspenden el carnaval en Brasil: en 1892 fue aplazado por un decreto gubernamental y en 1912 por un duelo oficial. Pero los decretos no impidieron las celebraciones en las fechas tradicionales y hubo entonces en esos años dos carnavales.

En 2021, en plena segunda ola de la pandemia, con un promedio de más de 1.000 muertes por día y con la vacunación aún incipiente, Brasil se vio obligado a cancelar la fiesta más popular del país, que el año pasado atrajo a casi 2 millones de turistas y movió 4.000 millones de reales (unos 750 millones de dólares) solo en Río de Janeiro.

Las escuelas de samba, que preparan durante meses sus suntuosos desfiles, cancelaron prácticamente todas sus operaciones, dejando sin trabajo a centenas de costureras, diseñadores, músicos, utileros y mecánicos, entre otros oficios que dan vida al espectáculo.

Cifras en aumento

Hasta el jueves, Brasil había sobrepasado los 10 millones de casos de COVID-19 pendiente de la llegada de más vacunas y en medio de la polémica generada por denuncias de fraude en la inoculación del antígeno que están siendo investigadas por la policía, reportó la agencia EFE.

Es uno de los países más azotados del mundo por la pandemia junto con Estados Unidos e India, alcanzó los 243.457 muertos y los 10.030.626 casos acumulados desde que se registró el primer contagio, hace casi un año.

Con una media diaria de mil muertos por día, el gigante latinoamericano atraviesa uno de los momentos más críticos de la segunda ola de la pandemia.

La crisis sanitaria podría recrudecerse todavía más ante la suspensión del proceso de inmunización en diversas ciudades de Brasil debido a la falta de dosis de la vacuna anticovid cuando tan solo ha sido inmunizado poco más del 2% de la población.

El Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, por su parte, ha prometido a los estados y municipios la distribución de 230,7 millones de dosis de vacunas hasta julio de este año.

VIDEO RECOMENDADO

Chile lidera el proceso de vacunación contra el COVID-19 en Latinoamérica
Chile lidera el proceso de vacunación contra el COVID-19 en Latinoamérica

TE PUEDE INTERESAR