Según la revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, el Síndrome Inflamatorio Multisistémico asociado a COVID-19 en niños también se ha desarrollado en ocho casos en el Instituto Nacional de Salud del Niño.  (Foto: INSN San Borja)
Según la revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, el Síndrome Inflamatorio Multisistémico asociado a COVID-19 en niños también se ha desarrollado en ocho casos en el Instituto Nacional de Salud del Niño. (Foto: INSN San Borja)

Las causas de la manifestación aún se desconocen pero se presenta como un síndrome inflamatorio en niños infectados por o en muchos otros casos posterior a la enfermedad.

La condición es denominada Síndrome Inflamatorio Multisistémico en niños o MIS-C y según estadísticas de los Centros para Control y la Prevención de Enfermedades norteamericano, hubo 2.060 casos en 48 estados, Puerto Rico y el Distrito de Columbia además de 30 muertes. La edad promedio fue de nueve años, aunque bebés y jóvenes de hasta 20 años también fueron afectados por la afección.

“Ahora estamos recibiendo más de estos niños MIS-C, pero esta vez parece que un porcentaje más alto está realmente enfermo”, dijo la doctora Roberta DeBiasi, jefa de enfermedades infecciosas en el Children’s National Hospital en Washington D.C. al The New York Times.

Asimismo, los especialistas identificaron el aumento de casos MIS-C coincidentemente con el incremento de coronavirus y aseguran que gran cantidad de los enfermos dan positivo por anticuerpos Covid-19 lo que indica una infección previa, pero algunos otros también dan positivo por infección activa de coronavirus.

MIRA: Unicef sobre vacunas contra el COVID-19: “Debemos generar confianza en ellas y lograr que la población las acepte”

Los síntomas pueden incluir fiebre, ojos rojos o problemas gastrointestinales desencadenando en algunos casos una insuficiencia cardiaca hasta un shock cardiogénico en el que el corazón no puede bombear sangre suficiente a todo el organismo. Otros pacientes presentan miocardiopatía, que endureciendo el músculo cardíaco o genera un ritmo anormal. En algunos casos, los médicos pediatras podrían pasar por alto la presencia del síndrome debido a que primeros síntomas imitan otras dolencias comunes.

Los expertos en salud afirman haber aprendido sobre los tratamientos y métodos efectivos, que, además de esteroides, inmunoglobulinas y anticoagulantes, incluyen medicamentos para la presión arterial, un inmunomodulador llamado Anakinra y oxígeno suplementario. Algunos hospitales en Estados Unidos ocupan más ventiladores que otros, según los especialistas.

“Realmente no sabemos qué sucederá a largo plazo”, dijo el doctor Jean Ballweg, director médico de trasplante de corazón pediátrico e insuficiencia cardíaca avanzada en el Children’s Hospital & Medical Center en Omaha, Nebraska, donde entre abril y octubre, el hospital trataba alrededor de dos casos de este tipo al mes, el 30 por ciento de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Según las cifras, en diciembre hubo un aumentó de 10 casos y en enero a 12 casos. De estos pacientes, el 60 % necesitó atención en la UCI y la mayoría requirió ventiladores. “Claramente, parecen estar más enfermos”, dijo.

El síndrome en Estados Unidos

Braden Wilson un adolescente de 15 años, residente de Simi Valley en California, por razones que aún su madre y especialistas desconocen contrajo el Síndrome Inflamatorio Multisistémico. Los médicos del Children’s Hospital Los Ángeles le colocaron un ventilador y una máquina de circulación extracorpórea, pero no pudieron evitar que sus órganos más importantes fallaran. El 5 de enero, “oficialmente declararon que tenía muerte cerebral”, relató su madre, Amanda Wilson, entre sollozos. “Mi hijo se había ido”, expresó en una entrevista.

Por otro lado, la doctora Jane Newburger, jefa asociada de asuntos académicos en el departamento de cardiología del Boston Children’s Hospital, quien dirige un estudio a nivel nacional, explicó que en los pacientes con obesidad y en algunos niños más grandes la afección se puede agravar.

Otro caso se dio en Omaha, Nebraska, en donde Jude Knott de 4 años fue hospitalizado por 10 días luego de presentar síntomas como color de cabeza, fiebre, vómitos, ojos rojos y taquicardia. Su madre, Ashley Knott manifestó que lo vivido, “fue como una montaña rusa”.

En Año Nuevo, Mayson Barillas de 11 años, residente de la ciudad de Damasco en Maryland, comenzó a sentirse mal. “Me empezó a doler el estómago, luego fui a mi partido y después me dio fiebre”, dijo.

Su madre, Sandy Barillas, asistente médica en una práctica de salud femenina, le dio un Alka Seltzer, Pepto Bismol y Tylenol para las dolencias. Varios días después, Mayson desarrolló dificultad para respirar y fueron a una clínica de atención, allí le hicieron una prueba rápida de Covid-19 que resultó negativa, sin embargo, al día siguiente tenía los ojos hinchados y los labios con ampollas rojas. “Comenzó a desarrollar dolores corporales muy fuertes y ya no podía caminar”, dijo su madre. Ella lo llevó a la sala de emergencias, de donde fue trasladado al Children’s National Hospital, los médicos dijeron que presentaba un shock cardiogénico.

Mayson pasó ocho días en el hospital, cuatro de ellos interno en la UCI. Ahora, después de su alta del hospital ha visitado a un hematólogo, un reumatólogo y un cardiólogo y toma anticoagulantes.

El síndrome en Perú

Según la revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, el asociado a COVID-19 en niños también se ha desarrollado en ocho casos en el Instituto Nacional de Salud del Niño.

El boletín confirma que la afección se dio en niños de 5.1 años en edad promedio y la presentación clínica incluyó fiebre, problemas gastrointestinales agudos, afectación ocular y mucocutánea.

De los casos recibidos, cuatro desarrollaron en la Enfermedad de Kawasaki clásica, mientras tanto todos tuvieron serología positiva para SARS-CoV-2, hemograma patológico, marcadores inflamatorios elevados y pruebas de coagulación alteradas. Cinco de los casos presentaron hipertransaminasemia (incremento de enzimas en el hígado) y tres retenciones nitrogenadas. Por último, cuatro casos cumplieron criterios para Síndrome de Activación Macrófagica.

Todos los pacientes recibieron inmunoglobulina intravenosa, corticoides y ácido acetil salicílico. Teniendo en cuenta que ninguno desarrolló aneurismas coronarios, excepto uno de los niños que presentó miocarditis, shock y requirió ingreso a la UCI. La mayoría de los pacientes evolucionó favorablemente.

Los médicos peruanos recomiendan estar atentos a la fiebre, síntomas gastrointestinales y dermatológico en los niños expuestos al SARS-CoV-2 para descartar el Síndrome Inflamatorio Multisistémico.

VIDEO RECOMENDADO

Pilar Mazzetti le mintió al país
Pilar Mazzetti le mintió al país

TE PUEDE INTERESAR