Foto referencial. Un trabajador municipal con traje de protección rocía desinfectante contra el COVID-19 en un departamento en una urbanización de Caracas. (Cristian Hernandez / AFP)
Foto referencial. Un trabajador municipal con traje de protección rocía desinfectante contra el COVID-19 en un departamento en una urbanización de Caracas. (Cristian Hernandez / AFP)

Una bebé de cuatro meses falleció el sábado en Venezuela por COVID-19 y se convierte en el tercer infante que no supera el medio año de vida debido al virus en menos de una semana, después de que se conocieran otros casos el lunes y miércoles pasado.

El ministro de Comunicación, Freddy Ñáñez, informó a través de Twitter de que en las últimas 24 horas se contabilizaron seis decesos por coronavirus, entre ellos esta niña de cuatro meses que vivía en el estado occidental Yaracuy (oeste).

MIRA: España, el país que sigue reviviendo las industrias culturales en plena pandemia

El informe gubernamental no agrega detalles sobre la forma en que se contagió la bebé ni las circunstancias de la muerte, al igual que sucedió el lunes y el miércoles pasado cuando se conoció que una niña de cuatro meses y otro niño de seis meses perdieron la vida a causa de esta enfermedad.

Los otros fallecidos reportados este sábado son cuatro hombres con edades comprendidas entre los 56 y los 87 años, así como una mujer de 84.

Además, se registraron 450 nuevas infecciones, de las cuales 439 se produjeron por transmisión comunitaria dentro de las regiones de Venezuela, principalmente en Caracas, que sumó 106 casos.

Los 11 contagios restantes, explicó Ñáñez, son “importados”, es decir, personas que ingresaron al país en las últimas horas, en este caso provenientes de México y Turquía.

Con estos datos, Venezuela ha alcanzado un total de 123.245 casos confirmados de COVID-19 en 314 días, de los cuales 1.142 fallecieron, una de las cifras más bajas del mundo en cuanto a contagios y muertes por esta pandemia.

La oposición venezolana denunció este viernes que el régimen de Nicolás Maduro ha violado el acuerdo que firmaron las partes en junio de 2020, por el que preveían que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) gestionara dinero y otras ayudas para la atención de la pandemia en el país.

Maduro no ha hecho comentarios al respecto, después de que insistiese el miércoles en que el país atraviesa “una batalla dura” contra el COVID-19 ante un aumento en el número diario de nuevas infecciones, si bien estas no superan el millar, siempre según el balance gubernamental.

VIDEO RECOMENDADO

Campaña de vacunación a ritmo de funk en Brasil