Hart island, o por su traducción, Isla de Hart, es una isla ubicada en el extremo occidental de Long Island Sound, un estuario del océano Atlántico, donde desembocan numerosos ríos de la región de Nueva York, que ha cobrado nuevamente relevancia debido a la pandemia de .

Con una dimensión de aproximadamente 1,5 km de largo por 300 metros de ancho, este pedazo de tierra de siniestra historia, está situada al noreste de City Island en el grupo de las Islas Pelham. La isla es la parte más oriental de El Bronx.

El valor histórico de este pedazo de tierra data del 1654, fecha en la que un médico inglés la compró a los indígenas, según un reporte de la agencia Efe.

Durante la Guerra Civil estadounidense, este lugar sirvió de cárcel para los prisioneros de guerra, y tras desatarse la Segunda Guerra Mundial se usó como campo de entrenamiento.

En 1868 fue comprada por la ciudad de Nueva York, para convertirla en la sede de una institución psiquiátrica y otras instituciones médicas, además de un centro para jóvenes delincuentes y una prisión. Todos estos establecimientos perduraron antes de servir como fosa común.

LA FOSA COMÚN DE LA GRAN MANZANA

Como fosa común, en este lugar fueron a parar los cadáveres de quienes nadie reclamaba en la ciudad de Nueva York o de quienes no podían costear un entierro en otro lugar.

Desde cuerpos de miles de bebés nacidos sin vida, pobres cadáveres no reclamados, hasta las víctimas del crack o el sida, esta isla es el último lugar de descanso de al menos un millón de personas fallecidas en Nueva York. En donde por un dólar la hora, los reclusos de Rikers Island con condenas menores, siguen enterrando cuerpos.

LOS ESTRAGOS DEL COVID-19

Ahora, debido a la pandemia de coronavirus (COVID-19), la isla obtiene relevancia, al ser convertida nuevamente en la fosa común para las víctimas mortales del desbordado colapso sanitario que esta pandemia vienen ocasionando en la Gran Manzana.

Con más de 8 mil fallecidos, los sistemas funerarios de la ciudad han llegado a sus límites, incluso con los permisos especiales de licencia para que los crematorios de la ciudad operen las 24 horas. Pero el ritmo de fallecimientos es tan intenso, que los sistemas no se dan abasto.

Para el entierro en la isla, los muertos se envuelven en bolsas para cadáveres y se colocan dentro de ataúdes de pino. (Foto: Reuters/Lucas Jackson)
Para el entierro en la isla, los muertos se envuelven en bolsas para cadáveres y se colocan dentro de ataúdes de pino. (Foto: Reuters/Lucas Jackson)

La secretaria de prensa de la Alcaldía de Nueva York, Freddi Goldstein, informó que las autoridades están trasladando a este lugar los cadáveres para tener más espacio para el resto de fallecidos por coronavirus.

Agregó que con el aumento de muertes, el número de días que un cuerpo sin identificar o sin reclamar podrá permanecer en una morgue antes de ser enterrado en la isla de Hart será de 14 días en lugar de uno o dos meses, tal como se realizaba antes.

Según Goldstein, en circunstancias normales se entierran en la isla unos 25 cuerpos por semana, pero desde que comenzaron a morir personas por la pandemia, se sepultan 25 al día.

TE PUEDE INTERESAR