En Hong Kong falleció un perro y aunque la prensa dijo que tenía coronavirus, las pruebas no fueron concluyentes.
En Hong Kong falleció un perro y aunque la prensa dijo que tenía coronavirus, las pruebas no fueron concluyentes.

Esta nota fue corregida horas después de su publicación por evidentes errores advertidos por lectores y veterinarios.

El primer perro del mundo diagnosticado con murió el lunes en Hong Kong, . Sin embargo, las pruebas sobre el virus en el animal no son concluyentes.

➽Al respecto, Pierina Grados, de la veterinaria Pet Center, advirtió a Perú21 que es un caso poco probable porque al perro no le hicieron necropsia ni estudios suficientes. Además, recordó que la Organización Mundial de la Salud había descartado el contagio de persona a animales.

➽El veterinario Pancho Cavero aclaró en su Facebook que no existe ningún indicio científico, y que noticias así lo único que están haciendo es asustar a la gente y promoviendo el abandono irresponsable de animales. “Las mascotas no contagian el coronavirus, ni se contagian del hombre. NO LO DIGO YO, LO DICE LA CIENCIA”, escribió.

No hay evidencia de que el coronavirus causante del COVID-19 pueda infectar a los animales y tampoco que puedan contagiar. Los expertos desaconsejan que se coloquen mascarillas a los perros.

“Actualmente no hay evidencia de que los animales de compañía puedan ser una fuente de infección del COVID-19 o de que enfermen”, señaló posteriormente la Universidad de Hong Kong.

UNA MASCOTA DE 17 AÑOS CON PROBLEMAS DE SALUD

Según informó South China Morning Post, la muerte de la mascota, un pomerano de 17 años, fue confirmada por un vocero del Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación (AFDC, por sus siglas en inglés).

El funcionario contó que Yvonne Lee Chow, la dueña del can, llamó al organismo supervisor e informó que el perro había fallecido el 16 de marzo, pero inmediatamente dijo que no estaba dispuesta a permitir la autopsia.

La mascota había sido puesta en cuarentena el 26 de febrero, un día después de que su dueña de 60 años fuera hospitalizada por el COVID-19, y había regresado a su casa el 14 de marzo. Fue entonces que la prensa de ese país y del mundo difundió el aparente contagio del pomerano.

Los primeros diagnósticos arrojaron que el perro sí padecía de una infección leve de coronavirus, por lo que fue llevado a un centro veterinario donde tomaron muestras. Esto después de que se le hicieran pruebas orales y nasales para identificar al patógeno, las cuales arrojaron un resultado confuso.

La mascota fue sometida a otras pruebas para buscar la certeza de la infección. En estas segundas muestras fue declarado libre de COVID-19, por ello los veterinarios permitieron que la mascota regresara a casa junto con su dueña, quien ya estaba recuperada de esta enfermedad.

Ver Tu veterinario responde: ¿Cómo afrontar el estado de emergencia por el coronavirus con mi mascota?