A raíz de la pandemia de en el mundo, muchos países establecieron, a través de sus gobiernos, medidas de confinamiento. Sin embargo, en algunos territorios, donde la criminalidad tenía un fuerte dominio, los cabecillas de organizaciones criminales y pandillas han tomado el control de sus poblaciones para advertirles que tomarán medidas si se desacata la cuarentena.

Este es el caso de El Salvador donde los jefes de las principales pandillas (maras) han lanzado duras amenazas contra los ciudadanos que incumplan con el aislamiento.

En este país, el estado de excepción se decretó hace más de dos semanas en todo el país lo que ha obligado a que organizaciones criminales como las dos facciones de Barrio 18 suspendan sus actividades delictivas como el cobro ilegal de dinero a los comerciantes informales que operan en sus zonas de control.

En el caso de la Mara Salvatrucha (M13) las extorsiones continúan pese a a las restricciones del gobierno que impide a sus ciudadanos cumplir con sus actividades cotidianas. El representante de esta última pandilla conocido como ‘Ranflero’ informó que su organización impuso en su territorio la prohibición de transitar en espacios públicos, bajo la amenaza de recibir una golpiza o ser asesinados por sus integrantes.

La medida de la M13 incluso establece horarios para la atención de negocios y la autorización para que sea solo a un miembro de cada familia el responsable de realizar las compras. Barrio 18 impuso las mismas medidas en sus zonas de dominio, así lo informó el medio digital El Faro.

“Se les va a decir (a los vecinos) para que salgan a comprar a tal hora y las tiendas solo pueden abrir a ciertas horas. Por darte un ejemplo, se le dijo a la gente que vendiera tres horas en la mañana y tres en la tarde, pero que no se quiere gente después de las seis de la tarde. Porque hay cantones o caseríos donde la gente se reúne a echarse una botella o a jugar pelota, y cuando pasa la patrulla se encierran; pero cuando se va, salen como si nada”

Un audio difundido en este país, además, enfatiza en esta medida , pero lanza claramente una amenaza contra la población. "No queremos a nadie más en las calles ni chambreando. La gente que va a ir a comprar es la única que tiene permiso para salir, ¿va? Pero hasta ahí puede salir, a comprar, y después derechito para su casa, porque si nosotros llegamos a hallar a alguien en la calle, nosotros nos vamos a entender con esa gente y la vamos a mandar para su casa, le guste o no le guste” se escucha decir al miembro de M13.

Según las cifras oficiales más recientes, El Salvador solo ha registrado 137 casos de COVID-19 y seis muertes. Asimismo fue uno de los países que más rápidamente adoptó medidas para frenar los contagios en su territorio.

VIDEO RECOMENDADO

Turkmenistán: El país con cero casos de covid-19 que prohibe el uso de la palabra "coronavirus"