Autoridades de ambos países firmaron acuerdo final. (Reuters)
Autoridades de ambos países firmaron acuerdo final. (Reuters)

Después de permanecer más de cuatro meses cerrado y tras siete reuniones marcadas por la tensión, las dos Coreas alcanzaron hoy un acuerdo para reabrir el complejo industrial conjunto de , único proyecto vigente entre ambos países.

En la resolución, sellada a través de un acuerdo de cinco puntos, los representantes de y se comprometieron a no volver a suspender su actividad y a crear una comisión mixta para velar por su funcionamiento, según detalló el Ministerio surcoreano de Unificación.

Clausurado de forma unilateral por el régimen comunista de el pasado 8 de abril tras retirar a sus cerca de 54,000 obreros y vetar la entrada a través de la militarizada frontera entre los dos países, Kaesong volverá a reanudar su actividad después de que se lleve a cabo una inspección de las instalaciones.

Según precisó el Ministerio surcoreano, el acuerdo fue firmado en la ciudad de Kaesong, situada en Corea del Norte, tras el entendimiento alcanzado por Kim Ki-woong, representante por parte de Seúl, y su homólogo norcoreano Pak Chol-su.

Este último exitoso encuentro llegó marcado por la incertidumbre, al responder a un ultimátum lanzado por Corea del Sur el pasado 28 de julio, tras una sexta reunión en la que las posturas se alejaron por diferencias, sobre todo, en la activación de mecanismos para evitar un nuevo cierre unilateral por parte de Pyongyang.

A pesar de que no se ha precisado si el documento contiene las medidas de salvaguarda exigidas desde el primer momento por Seúl, los analistas surcoreanos dan por hecho su inclusión, al suponer un paso necesario para impedir de nuevo su clausura con independencia de la situación diplomática entre ambos países.

Este séptimo encuentro, que según los expertos se antojaba como decisivo, llega después de que Corea del Norte respondiera, tras una semana de silencio, al ultimátum de Seúl con un comunicado que generó optimismo al mostrar una actitud inusualmente positiva y abierta al diálogo.

En su misiva, Corea del Norte solicitó a las dos partes su compromiso para lograr un acuerdo perdurable de reapertura, al tiempo que anunció el fin del bloqueo de entrada al polígono y garantizó la seguridad de todos los trabajadores surcoreanos y de los materiales de las cerca de 123 empresas del Sur.

En el acuerdo firmado hoy, los dos representantes también encomendaron al futuro comité mixto de Kaesong la potestad de establecer las indemnizaciones pertinentes para las empresas afectadas por la prolongada clausura.