(Reuters)
(Reuters)

La cifra de muertos por el naufragio del frente a las costas de , ocurrido hace una semana, subió hoy a 150, luego que los buzos recuperaran más cadáveres entre los restos de la embarcación, informó la agencia Yonhap.

Aún hay 150 pasajeros desaparecidos. Alrededor del barco siniestrado, que se encuentra a 20 metros de profundidad, se han colocado redes para impedir que las corrientes arrastren los cadáveres.

Durante la catástrofe 174 personas pudieron salvarse, entre ellos el capitán y la mayoría de los 28 miembros de la tripulación. En su operativo de rescate los buzos no hallaron a ningún superviviente.

En tanto, la Fiscalía estatal surcoreana amplió las investigaciones y registró las oficinas de la naviera del barco Conghaejin Marine, informaron medios del país. Su dueño, Yoo Byung Eun, y la gerencia están siendo investigados entre otras cosas por sospecha de evasión fiscal y desfalco.

También se registraron las casas de la familia propietaria y de empresarios, así como de un grupo religioso conectado con la naviera. Los investigadores también quieren ver si la firma tiene activos escondidos, para que después pueda pagar las indemnizaciones pertinentes a las familias de las víctimas.

Los familiares exigieron que la acción de búsqueda finalizara esta semana. Cerca del lugar del accidente se levantan grúas enormes desde hace días para recuperar el barco.

Las circunstancias del accidente siguen sin esclarecerse. Se investiga si el capitán, que está en prisión preventiva, puede ser acusado de homicidio por negligencia, informó la emisora Arirang. También se le acusa de actuación negligente y de abandonar el barco antes que los pasajeros.

Gran parte de los cuerpos hallados en los últimos dos días presentaban fracturas en los dedos, presumiblemente debido a intentos frenéticos por intentar trepar las paredes o pisos de la embarcación para escapar, revelaron medios surcoreanos.

"Estamos entrenados para (trabajar) en ambientes hostiles, pero es difícil ser valiente cuando nos topamos con cuerpos en aguas oscuras", dijo a la agencia Reuters el buzo Hwang Dae-sik, mientras cerca de Seúl se llevaban a cabo los funerales de 25 estudiantes fallecidos en el naufragio.