está dispuesta a aplicar una moratoria en sus actividades nucleares y de enriquecimiento de uranio, así como a volver a permitir la visita de inspectores del , para comenzar a preparar el envío de ayuda alimentaria al país, anunció hoy .

"Corea del Norte ha aceptado implementar una moratoria en sus lanzamientos de misiles de largo alcance, tests y actividades nucleares en Yongbyon, incluido el enriquecimiento de uranio", dijo la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Victoria Nuland, en un comunicado.

El objetivo de estas medidas es "mejorar la atmósfera de diálogo y para demostrar su compromiso con la desnuclearización", agregó. Según explicó, el acuerdo se alcanzó tras la conclusión de una tercera "ronda exploratoria" de conversaciones bilaterales entre Washington y Pyongyang en Pekín, el 23 y 24 de febrero.

Además, Corea del Norte habría aceptado permitir el retorno de inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a su territorio para "verificar y monitorear la moratoria de las actividades de enriquecimiento de uranio", así como para "confirmar la incapacitación del reactor de cinco megawatios y las instalaciones asociadas".

La portavoz subrayó que la gestión de todavía tiene "profundas inquietudes" acerca del comportamiento norcoreano en un "amplio espectro de áreas". Con todo, indicó, Washington considera que el anuncio "refleja un avance importante, aunque limitado", para atender "algunas" de estas preocupaciones compartidas también por la comunidad internacional.