Imagen de archivo de las instalaciones en Yongbyon. (Reuters)
Imagen de archivo de las instalaciones en Yongbyon. (Reuters)

anunció hoy planes para reiniciar un reactor nuclear inactivo desde el 2007, aunque enfatizó que estaba buscando capacidad disuasiva en lugar de reiterar las recientes amenazas de ataque contra y Estados Unidos.

Todas las instalaciones en , entre ellas el reactor y una instalación para el enriquecimiento de uranio, serán "ajustadas y puestas en marcha nuevamente", informó la agencia estatal de noticias KCNA citando al Departamento General de Energía Atómica.

La agencia estatal de noticias KCNA dijo que Pyongyang reiniciaría todas sus instalaciones nucleares, tanto para usos militares como de producción eléctrica.

El secretario general de , , dijo que la crisis en Corea del Norte había ido demasiado lejos e instó al diálogo y a la negociación para resolver la situación.

"Las amenazas nucleares no son un juego. La retórica agresiva y el posicionamiento militar sólo generan reacciones y alimentan el temor y la inestabilidad", dijo Ban en una conferencia de prensa en Andorra, donde se encuentra de visita.

Corea del Norte, uno de los estados más aislados e impredecibles del mundo, llevó a cabo su tercera prueba nuclear en febrero, pero se cree que aún le faltan años para desarrollar armas nucleares, aunque afirma tener otros elementos disuasivos.

Un discurso del líder Kim Jong-un, pronunciado el domingo pero difundido completo hoy por KCNA, pareció reducir la posibilidad de una confrontación directa con Estados Unidos, dado que el funcionario destacó que las armas nucleares le darían seguridad al país como elemento disuasorio.

"Nuestra fortaleza nuclear es un disuasivo fiable de una guerra y garantía para proteger nuestra soberanía", dijo Kim. "Nuestra fortaleza nuclear garantiza la existencia de la paz y la prosperidad, y también la felicidad en la vida de las personas", agregó.

El discurso de Kim, pronunciado en una reunión del comité central del Partido de los Trabajadores de Corea, pareció mostrar un pequeño cambio de rumbo respecto de las amenazas contra Washington y Seúl, pero es posible que el fin de la actual crisis aún esté lejos.

"El hecho de que este (discurso) se hiciera en una reunión del comité central del partido, que es el órgano político más importante, indica un intento de subrayar los problemas económicos y cambiar el foco de la seguridad a la economía", dijo Yang Moo-jin, de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl.