(Reuters)
(Reuters)

Los dirigentes políticos y religiosos internacionales saludaron hoy al Papa , expresando sorpresa y sobre todo "respeto" por su decisión de a causa de su avanzada edad: 85 años.

La canciller alemana Angela Merkel fue una de las primeras en reaccionar, expresando su "mayor respeto" por su compatriota. "Si el propio Papa, después de reflexionar, ha llegado a la conclusión de que sus fuerzas ya no bastan para ejercer la función, merece mi mayor respeto", afirmó.

El primer ministro británico, David Cameron, estimó que Benedicto XVI le faltará "como líder espiritual a millones de personas" y le dirigió "sus mejores deseos". Conforme al laicismo de las instituciones francesas, el presidente François Hollande calificó la decisión de "eminentemente respetable".

El presidente Barack Obama mostró su aprecio a Benedicto XVI y ofreció plegarias en nombre de todos los estadounidenses luego del sorpresivo anuncio.

"Michelle y yo deseamos expresar nuestra aprecio y plegarias a su santidad Benedicto XVI", dijo Obama en una declaración escrita, señalando que su esposa guarda un cálido recuerdo de su reunión con el Papa en 2009.

"La Iglesia juega un papel decisivo en Estados Unidos y el mundo, y le deseo lo mejor a los que pronto se reunirán para elegir al sucesor de su santidad el papa Benedicto XVI", agregó el presidente.

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, consideró que el obispo de Roma dio prueba de "una extraordinaria valentía y de un sentido de la responsabilidad extraordinario".

La decisión fue "histórica", según Julia Gillard, primera ministra australiana. "Cuando fue electo, Joseph Ratzinger dijo que quería 'ser un simple obrero en la viña del Señor', y con esta dimisión, ha demostrado todo el alcance de esta humildad".

Los obispos españoles dijeron sentirse "como huérfanos", y la Conferencia Episcopal de Estados Unidos saludó su defensa de "las verdades eternas" y sus advertencias "contra la dictadura del relativismo".

La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) destacó la "humildad y grandeza" del Papa con su dimisión.

La Conferencia Episcopal Venezolana expresó que la renuncia es un "buen ejemplo" para el mundo porque demuestra que el pontífice no busca "el poder por el poder".

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, consideró que "la renuncia de Benedicto XVI es un acto de coraje y también de consecuencia".

El líder espiritual de los Anglicanos, Justin Welby, declaró que sentía "gran pesar" por el anuncio de la dimisión, pero una "total comprensión", destacando "la dignidad", la "clarividencia" y "la valentía" del obispo de Roma durante su pontificado.

También hubo voces críticas para el Papa. "Por más fatigado y débil que esté el Papa Benedicto XVI, aún tiene dos semanas para utilizar su inmenso poder para proteger a los más jóvenes", afirma un comunicado del SNAP, una organización de víctimas de sacerdotes pedófilos en Estados Unidos.

CIPRIANI SIENTE "DOLOR"Aquí en Perú, el cardenal Juan Luis Cipriani, dijo que siente "dolor" por la renuncia de Benedicto XVI, que consideró un hecho completamente "inesperado".

"Benedicto XVI ha asumido con enorme fortaleza desafíos que se le han presentado de manera brutal. Todo ese tema del mayordomo, de los Vatileaks, ha sido realmente un dolor muy grande y muy fuerte", dijo en RPP.

"La situación de la pedofilia de los sacerdotes también ha sido un golpe muy fuerte. (…) Creo que el Papa lo que ha hecho (refleja) su inmensa sabiduría y su inmenso corazón de pastor", añadió.